Ultimate magazine theme for WordPress.

¿ROCK ESTATAL O INTERNACIONAL? LOS HABITOS DE CONSUMO DE LOS ROCKEROS EN ESPANA

 

 

RUSH una de esas grandes formaciones con un gran show

 

 

¿ROCK ESTATAL O INTERNACIONAL? LOS HABITOS DE CONSUMO DE LOS ROCKEROS EN ESPANA

CHEMA GRANADOS

Trabajo realizado para la web ZONA RUIDO


Existe un intenso debate en torno al hecho de la influencia y el consumo de bandas de rock extranjeras, no solo más allá del Atlántico, sino también de las provenientes del mundo anglosajón y de Alemania, y en alguna medida, como el metal, de los países nórdicos. Bien es cierto que nuestro país se incorporó demasiado tarde al mundo del rock, cuando esta cultura llevaba varias décadas de desarrollo en su lugar de origen. Yo no tengo ninguna duda al respecto. Las bandas extranjeras tienen un plus de credibilidad y de aceptación. En parte es lógico, ya que hubo un tiempo en que todos llegamos a tomar contacto con la cultura rock a través de bandas extranjeras. Además, la esencia y la razón de ser del rock, la inventaron ellos. Nuestra memoria musical, y nuestra identidad, por ello, está sustentada sobre las bases de los grandes grupos que nos llegaban de USA, Inglaterra o Europa.

 

AC/DC agotaron todas las entradas en sus últimos dos conciertos por nuestro país

Con el sistema democrático, la semilla del rock comenzó a crecer en nuestro país gracias a la inquietud de muchos músicos que encontraron en este tipo de manifestación, la manera de expresarse con contundencia y pasión, además de proporcionarles un canal que se ceñía su manera de pensar y de sentir. Esta probado el hecho de que, en origen, comenzamos imitando a los grandes monstruos del rock como Led Zeppelin, Deep Purple, Black Sabbatt, Uriah Heep y demás bandas, que aportaron la mecha y el fuego para la explosión. Con el paso del tiempo fuimos evolucionando, dando forma a nuestra particular manera de entender el rock, sazonándolo con nuestro particular carácter, nuestras ilusiones, nuestras particulares problemáticas y nuestros sueños. Sin embargo, nunca hemos crecido en igualdad de condiciones respecto de las bandas extranjeras. Primero, por la falta de medios económicos que ha lastrado la evolución del rock en España. Hay mucho talento en nuestro país, muchos grandes músicos, algunos incluso mejores que los de fuera, pero no tenemos capacidad de arrastrar a los aficionados frente a los grupos extranjeros por esa falta de medios. Segundo, por el acoso y derribo de los medios de comunicación oficialistas, y esa moral social que ha menoscabado considerablemente nuestro poder de acción. Y tercero, por un absurdo complejo de inferioridad frente a lo que llega de fuera, y el hecho de que siempre tendemos a  minimizar nuestro mérito equivocadamente, y pensamos absurdamente, que lo que se hace aquí no tiene el valor y la importancia de lo que nos llega de fuera. Quizá sea la ignorancia, basada en el desconocimiento, la causa de este mal endémico.

Marea quizá sea de las pocas bandas del país que pueden competir con grupos extranjeros

No creemos en nosotros mismos. Y esto reduce expectativas, anula criterios y esconde la realidad, aparte de resultar muy injusto. Así es que cada día asistimos al lamentable espectáculo de contemplar como los conciertos de los grupos extranjeros se llenan, mientras que las bandas de nuestro país tienen verdaderos problemas para subsistir. Lo más terrible, es que estos grupos llegan, hacen caja y se marchan a su país llevándose nuestro dinero para ampliar sus fortunas personales, mientras abocamos a los nuestros a la miseria más injusta. Y lo peor de todo es que lo vemos normal. Luego están los prejuicios. No tenemos visión de amplitud. Somos sectarios. Hace no mucho Judas Priest actuó en directo en una de las galas de “American Idol”, el programa de donde se inspiró la saga de Operación Triunfo en España. Tuvo lugar en Los Ángeles, USA, ante más de 20.000 personas que abarrotaban un descomunal teatro. Rob Halford, no desaprovechó la ocasión para promocionar la gira de la banda por el país. Si esto lo hace en este país un grupo como Marea, por ejemplo, saliendo en OT, lo de Ramoncin en el Viña Rock se queda corto. En definitiva. Tenemos que entender que los nuestros nos hablan de tú a tú, que luchan por encontrar su espacio, que trabajan superando muchos escollos, dejándose la vida en los escenarios y en la carretera, y que necesitan que sean valorados y escuchados. Necesitan que les entendamos. Pero sobre todo, necesitan que el público abra los ojos y se detenga un momento a sentirlos como algo propio que hay que cuidar y alimentar. Representan el futuro de nuestra felicidad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X