FOTO 14

DRY RIVER + ROMEO. SALA CATS. ENTREGA DE PREMIOS ROCKCULTURA

La pasada noche de sábado entregamos nuestros premios anuales a los mejores discos del año, y por tanto, era una noche muy especial para los que trabajamos en esta casa, y tenemos puestas tantas ilusiones en nuestro trabajo diario. Por tanto, se trataba de una anoche cargada de magia y de mucho rock, y con dos bandas a las que las sobran ideas, calidad y creatividad. La entrega de premios no está concebida como una fiesta al uso, se convierte en un espacio abierto para que las bandas premiadas puedan ofrecer su música a los espectadores. Para esta ocasión, contábamos para abrir la noche con los galardonados ROMEO como mejor banda de metal con su disco “Cara O Cruz”. ROMEO son un ejemplo de como la creatividad, pasada por el tamiz de la profesionalidad, acaban por producir un resultado intachable. Todas sus producciones están bañadas en oro, un sonido pulcro y bien cuidado, y un resultado contundente e incisivo. Ofrecieron para la ocasión un show-casse en acústico, un formato que están presentando por el estado con gran aceptación. Comenzaron con “La Tormenta”, “Cara O Cruz”, “Un Momento” y “Sin Fin” en un primer tramo. Las canciones no pierden la fuerza del eléctrico, porque han sabido conjugar intensidad con entrega, y las adaptaciones están hechas para que suenen bien redondas. Continuaron con otros grandes hits de sus anteriores discos como la incombustible “Corazón De Tempestad”, “Sobrevivir” “Niño Triste” y la inconmensurable “Nada Importa”, cerrando el set list. Era difícil abrir la noche, con la sala aún fría de público, pero ellos, revitalizaron los ánimos del público, que se fue incorporando al show poco a poco, y terminaron por despedirlos con una cerrada ovación. Tablas no les falta, corazón tampoco, lo demás vino dado en si mismo. Espectaculares.

El cambio de backline, trajo la apertura del show de otra de las bandas premiadas: DRY RIVER, una banda que ha dado la sorpresa, y que se ha convertido por derecho propio en la banda revelación del año. Comenzaron con su intro “Mi Pequeño Animal” una suerte de coros majestuosos y bien calibrados que hacen que te estalle en corazón, porque después llega una escala de acordes de guitarra que te transportan, que te elevan. Imponente. El show de Dry River aúna la teatralidad, con la fuerza viva de unas composiciones que van desde el rock progresivo, el hard rock, y el rock más ochentero, hasta los destellos de fusión con el jazz o el rock sinfónico. Los músicos, aparecen en escena disfrazados de personajes circenses, en alusión al título de su primer disco “El Circo De La Tierra”, lo que ofrece una escenografía insólita y peculiar, que aumenta el grado de excelencia del show.

Un abanico tan amplio de conceptos y recursos creativos, que nadie da crédito de lo que está oyendo. Continuaron con “Aunque Sin Ti”, “Tierra” “Quédate Un Rato Más”, el single “Se Lo Monta Bien”, y “El Circo De La Tierra”. Muy pronto, el público se enganchó a a la sucesión de ritmos, acordes, melodías y riffs, dejándose llevar por esa magia innata que tiene la música de Dry River. Finalizaron con la imponente balada “La Llave Del Sol” momento en que apareció en escena una marioneta enorme para recibir los versos encendidos de Ángel Belichon, y después, “La Mujer Del Espejo” con la que terminaron el show, dejando perplejos y enamorados, a todos los presentes. Todas las opiniones fueron unánimes, y me fueron transmitidas de primera mano por compañeros de prensa, y espectadores en general: Son una banda genial y llegarán lejos. Tras los castellonenses, pasamos a entregar los galardones que recogieron los músicos. Palabras de agradecimiento, congratulaciones, y muy buen rollo, que afianzaron sin duda, nuestra unidad de acción y nuestros afectos en una celebración en el que el rock, y la música por extensión, fueron los amos de la noche.

CHEMA GRANADOS

Leave a reply