FOTO_9

EL DORADO + DIRTY NAMES. SALA CARACOL. MADRID

EL DORADO es una de esas bandas cuyo proyecto ha ido creciendo con el paso del tiempo, y que gradualmente, se ha ido convirtiendo en un proyecto sólido y con visos de futuro. Quizá sea la banda de hard rock más celebrada fuera de España, y uno de los referentes a la hora de hablar de un estilo, que no ha desaparecido con el paso del tiempo. Ellos, se han afanado en dignificar el estilo, en pulirlo, en ofrecer la perspectiva más contemporánea respetando la esencia. Nada más se les puede pedir, solo que continúen trabajando como hasta ahora, componiendo canciones brutales cargadas de contenido, y cuidando todas sus producciones de la manera en que lo están haciendo. Claramente, han apostado por la calidad y la creatividad, y esto les está trayendo grandes reconocimientos internacionales y nacionales. En directo, mostraron su cara más enérgica, y una resolución incansable.

El pasada sábado se presentaban en la Sala Caracol en el marco de la gira de presentación de su nuevo disco. Había expectación por verlos de nuevo en Madrid, y la sala casi con el aforo al completo confirmó esto mismo. Su potencial creciente no pasa desapercibido para aquellos aficionados más exigentes, que valoran unas canciones bien hechas, con ideas renovadas y contundencia. Abrieron el show la banda de Maryland (EE UU) DIRTY NAMES que están de gira por nuestro país presentando su último disco “Double Your Pleausure” una mezcolanza bien condimentada, en la que se funden los sonidos de The Rollings Stones, James Brown o el feeling de The Black Keys. Ofrecieron un show cargado de potencia, mucho rock & roll cañero, bien cimentado sobre las bases más clásicas, pero con un ritmo trepidante. Convencieron por su entrega y calidez. A destacar especialmente, los temas “I Don’ Care” y “Salt Water Jackie”.

Seguidamente, EL DORADO se hizo con el escenario, y nuevamente, pudimos disfrutar del deleite de verlos en directo. Es imposible no caer en la rememoración de clásicos como Black Sabbath o Led Zeppelin cuando se les escucha, pero su último disco va mucho más allá, y hemos podido comprobar, como su investigación les ha llevado a conquistar un territorio inexplorado para las bandas del mismo estilo, en nuestro país y en el viejo continente. EL DORADO ha conseguido traspasar nuestras fronteras con criterio, solidez y excelentes resultados. Y todo este batiburrillo de elementos, se concentran cuando la banda tiene que estar en el escenario. Suenan de maravilla, sin titubeos, potentes y bien engrasados, ofrecen espectáculo, y sobre todo, apuestan por un show milimétrico sin altibajos, que no pierde la intensidad en ningún momento. Su último disco es una gozada para los sentidos, y sus conciertos, como el del pasado sábado, una experiencia gratificante. Abrieron con “Hey Saturno”, “Juegos De Medianoche” y “Nuestra Sombra” con la que abrieron una pequeña ráfaga cargada de metralla sonora. Siguieron repasando el repertorio que sus discos con temas tan significativos como “Caída Libre” “”Atlántico” “Space Mambo” o “Paranormal Circus” por destacar alguno de los que componían el extenso set list, e incluso se atrevieron con una magistral versión de “Somebody To Love”  de los Jefferson Airplane. Todo un recital de rock, hard, blues y hasta psicodelia engarzados férreamente, con sus subidas y sus descensos vertiginosos, y una suerte de energía vitalista. A destacar la labor de conjunto de toso el grupo, muy cohesionados, aunque Jesús Trujillo sea el adalid con su potencial de frontman cálido y resuelto. Terminaron con “Reactor”  y “La Casa De Las Siete Chimeneas”. Espectacular concierto, y espectacular banda. Somos conscientes de que tienen mucho camino andado, y que a partir de ahora, la progresión les llevara hacia éxito seguro. Son una de esas bandas llamadas a ser muy grandes.

CHEMA GRANADOS

Leave a reply