EL DORADO + THE MUGGS. SALA EL SOL. MADRID

 

 

El Dorado en la Sala El Sol. Foto: Chema Granados

 

Gran noche de rock con mayúsculas y letras de oro. Noche imposible de olvidar, por varias razones esenciales. La primera, y quizá la razón más determinante, es que El Dorado, es una de mis bandas de cabecera, a la que sigo desde los tiempos de “En Busca De El Dorado”, y a los que he tenido el privilegio de entrevistar en dos ocasiones. Siempre me han parecido unos músicos muy profesionales, con un proyecto sólido y contundente, y sobre todo, valientes por encarar el hard rock con una visión tan personal, reciclando los patrones compositivos de los 70 con un sonido brillante y actual. Otra razón contundente: presentaban nuevo disco, “Paranormal Radio” grabado una vez más, bajo producción de Richard Chycki en su estudio de Toronto (Canadá). Disco esperado ansiosamente, y del que no conocía nada a excepción del single oficial. Otra de las razones que contribuyeron a que lo noche resultara indeleble, esta más sorpresiva y mágica, fue el descubrimiento de la banda The Muggs, un combo del que solo teníamos breves referencias, y que se encargaron de sembrar la energía precisa para disfrutar de un gran espectáculo de rock.

The Muggs, abrieron la puerta de la noche con su set de rock-blues y hard rock preciosista. Son una banda oriunda de la ciudad de Detroit en los USA que se encuentra actualmente de gira por España y Europa. Más de veinte fechas cerradas con las que recorrerán nuestra geografía, además de Francia, Suiza y Alemania. La banda, un trio compuesto por guitarra solista, batería y piano Rhodes, organizó una buena asonada arrollando con sus temas directos, contundentes y bien elaborados que engancharon al publico desde los primeros compases. Danny Methric es un guitarrista intenso y vitalista, que toca muy bien la guitarra y que expresa con una suerte de histrionismo tenaz, que lo que produce que conecte de inmediato con público. Tocaron con pujanza, con preponderancia, temas de sus tres discos editados, y fueron desarrollando su discurso meticulosamente, evocándome los sonidos de otras bandas ancladas en mi memoria musical como Yardbirds, Rory Gallagher o el albino Johnny Whinter. Espectaculares. Una banda que seguiré fielmente.

El Dorado, compadeció sobre el escenario casi al filo de la medianoche. Sus shows tienen la capacidad de sorprender, porque se entregan con delirio a darlo todo. Aunque la banda ha sufrido algún relevo en su formación, los cambios solo han servido para auparlos aun más. Han ido evolucionando y creciendo gradualmente, aunque su éxito se haya ido fraguando a partes iguales entre nuestro país y el extranjero. Son una banda de primer orden, con visos de internacionalidad, que se codea con lo mas granado del rock allende los mares. Espectaculares siempre, honestos siempre, y constructores de un sonido depurado, impoluto y versátil, que les ha reportado grandes gozos.

Abrieron con el tema “Mr. Saturn” de su nuevo álbum. Los acordes resplandecientes, y los riffs sincopados, dejaron a paso a la energía vitalista. Continuaron en una espiral sin freno presentando canciones de su nuevo disco como “Juegos De Medianoche”, “Reactor”, Nuestra Sombra” “Kassandra”, “Mujer De Otoño” y así hasta completar la totalidad del disco, si bien también interpretaron temas de otros discos como “Don’t Need No Doctor”, “La Casa De Las Siete Chimeneas” de su segundo álbum. Claramente, la noche era para la presentación del disco, y lo dejaron muy claro con el set list. La banda apareció en todo momento muy bien situada en el escenario, abarcando la ímpetu del show con un sonido compacto y bien elaborado, una puesta en escena vibrátil, potente, recibiendo constantemente muestras de gratitud y apoyo por parte del publico, que celebraba cada tema con jubilo y entrega. No hay que olvidar el dato de que entre los presentes, se hallaban los mecenas que gracias a sus aportaciones en el crowdfunding que organizó la banda, han hecho posible la grabación de este disco. Terminaron con dos bises, temas también este nuevo disco “El Mundo Dentro” y “El Ultimo Tren”. Noche espacial para los que valoramos el trabajo bien hecho, el rock en estado puro, y la nueva dimensión más allá de la banalidad compositiva, el tedio y las modas del rock sórdido y sin sentido. La diferencia la marca la creatividad, un corazón de metal, y los sentimientos a flor de piel. El Dorado es mucho más que eso, y espero y deseo, que lleguen alumbrar con su arte las cumbres mas inhiestas.

 

TEXTO Y REPORTAJE FOTOGRÁFICO:

CHEMA GRANADOS

 

 

Leave a reply