publico1

FESTIVAL EN VIVO: VIVITOS Y COLEANDO

 

Festival En vivo: vivitos y coleando.

El festival El Vivo marca nuestro reloj biológico rockero: es el último gran festival de la temporada, y da paso al otoño, y seguidamente, al invierno. Se retuerce nuestro júbilo entre las alharacas de los momentos vividos, y pasamos a invernar retrotrayéndonos a las salas, donde, como un reducto oscuro, sobrevivimos al frio y al desdén, pero donde aún seguimos disfrutando de la energía que desprenden los directos. Frente a toda una caterva de detractores de los festivales, esta nueva edición del En Vivo ha servido para constatar como aun siguen vigentes este tipo macro espectáculos, donde se aúnan espacios de diferentes tendencias, y donde se convocan las voluntades en torno a un extenso cartel con lo mas granado del rock nacional, la incursión de grupos extranjeros de empaque, y el territorio hip-hop que ha sabido convivir en el mismo espacio con gallardía.

Rosendo, un momento de su actuacion. Foto: Arturo de Lucas

Esta ha sido una nueva edición en la que hemos podido constatar que este festival se encuentra en su punto más álgido y candente. “Vivitos y Coleando” que diría el acerbo popular. Aunque se cambió la ubicación por el Auditorio Miguel Rios de Rivas-Vaciamadrid, no ha sido en absoluto en menoscabo del aficionado, ya que las infraestructuras habituales se han mantenido, y en algún caso, incluso mejorado. La peor parte del festival, la protagonizó un tiempo inestable e insolidario con la comunión rock, ya que llovió ostensiblemente durante las dos primeras jornadas, aunque hubo treguas que fueron muy bien recibidas por parte del numeroso público congregado. Nos congratulamos sinceramente de la consolidación de este festival, porque en los tiempos que nos toca vivir, precisamente ahora, es cuando mas necesitamos que empresas como Last Tour se estabilicen, ya que son fuente de trabajo, de progreso, y el rock nacional necesita que haya empresas que se involucren como es el caso. Por tanto, felicitaciones a la organización por el trabajo y el esfuerzo añadido, y por el crecimiento porcentual que está experimentando el proyecto.

Aunque el cartel ha sido algo laxo y redundante, y rescatando grupos tradicionalmente festivaleros, ha contado con la presencia de bandas fulgurantes que han sido protagonistas y detonantes del gran éxito y el impacto mediático.

BENITO KAMELAS en directo. Foto: Arturo de Lucas

La capicidad de convocatoria, por tanto, se ha fortalecido, vendiéndose en torno a las 55.000 tickets. El caso de Extremoduro ha sido el más flagrante, que presentaba su nueva gira “Robando Perchas Del Hotel” uno de los conciertos mas concurrido, y quizá él mas sentido por parte de la afición rockera, con un show que sorprendió por su vitalidad, y donde desgranaron no solo gran parte de los éxitos que les han hecho celebres, sino también, repertorio de los dos últimos discos donde la banda a cambiado el rumbo conceptual. Del lado extranjero, tuvimos la presencia de Bad Religion que ofreció un concierto enérgico de punk rock melódico y rítmico, y Soufly que dejaron patente su solidez. A destacar los conciertos de Celtas Cortos, Mojinos Escocios, Sober, Benito Kamelas, Rosendo y Los Suaves como los más concurridos, y el de El Drogas, como el más excepcional, y todos los demás que se celebraron y que contribuyeron con su talento y su música, a redondear tres jornadas de rock y pasión.

Leave a reply