Ultimate magazine theme for WordPress.

GARAJE JACK + DULCE NEUS. SALA COPERNICO.

 

Madrid. Sala Copérnico

22/09/2.012

Con demasiada frecuencia, se torna muy empinada la senda del rocanrol. Y en este terreno agreste, la supervivencia es una cuestión de corazón. Uno tiene que tragar saliva, bilis, y a hasta heces, para seguir adelante. Y todo, porque un sueño etéreo e inconcluso ronda en tu cabeza. Un sueño obsceno y cabrón, que no te deja parar. Un sueño henchido de ilusión. Se hace duro, y hasta insoportable, pero cuando las guitarras atruenan, las voces estallan, y el acorde rumoroso se vuelve riff, todo se transforma. Hay un espacio donde somos dioses. Y nadie nos lo puede arrebatar, ni siquiera entrar en el. La noche del sábado, en la Sala Copérnico, se reprodujo ese sueño, y esa ilusión una vez más. Una ilusión incendiaria. Los artífices de esta paranoia vital fueron dos bandas increíbles que nos dan más de lo que merecemos: Garaje Jack y Dulce Neus. Los primeros, curtidos y radiantes, en lo más álgido de su carrera; y los segundos, dotados de una energía y una actitud de las que hacen afición. Era la noche de nuestro sello discográfico. La noche mágica donde todo se pone en marcha, y no sabíamos mejor manera de celebrarlo que con música, rock en carne viva, y estas dos bandas increíbles eran la mejor opción.

Dulce Neus destaparon el tarro de la esencias con su show intenso y robusto. Su manera de entender el rock ha cautivado por su férrea personalidad, su criterio, y su inquebrantable atrevimiento. Se encuentran en el punto álgido de su tour de presentación de su último disco, “Malabaristas Del Corazón” por lo que la banda se encuentra en plena forma. Abrieron fuego con “Malviendo” que fue la antesala de un concierto vibrante. Hacen disfrutar, por que sus canciones son paradigmáticas, plenas de empaque, y no suenan a nada conocido. Por eso el público trata de encontrar los cauces de comunicación sin encontrar parecidos, hasta que entran de pleno en su propuesta, y ya no pueden parar. Continuaron ofreciendo el repertorio de la presente gira “En Mi Piel”, “Un Buen Día” “Tu y Yo” “Charcos De Barro” y “Alicia En El País De Las Mentiras” momento que aprovecharon para interpretar su balada “Las Olvidadas” una canción que nos muestra el semblante mas humano de la prostitución. Destacar que José Cuesta se mostró imaginativo y potente, con sus habituales solos de guitarra cargados de feeling y maestría, apoyados por sus compañeros Román Cuesta y Felipe Logan en la base rítmica. Nieves Lucerón se apropió del escenario, encandiló al público con su voz y su encanto singular, y luchó por mantener el tipo a pesar de su embarazo. Toda una muestra de profesionalidad. Siguieron con una versión de Leño “Maneras De Vivir” para continuar con “Viejos Sueños”Sin Solución” y el single del disco “Nunca Seremos Estrellas Del Rock & Roll” que el público coreó a rabiar, no si antes despedirse a golpe de AC/ DC.

Seguidamente, GARAJE JACK ocupó el espacio escénico, y la noche vibró cargada de centellas. Los acordes de “No Te Veo” comenzaron a sonar, y la sala estalló en un clamor colectivo. Laura Rubio apareció en el centro del escenario con su posar majestuoso y su sonrisa sempiterna. Algo parecido a una hechicera insoluble, cuya magia lisérgica obró a modo de estimulante. Se produjo una insólita explosión, y su honda expansiva se fue abriendo paso a lo largo de todo el repertorio. Continuaron con “Traje Nuevo” “Valiente” “Callejón” y Bulevar”. Una frenética ascensión al infinito, entre corrientes de rock, rhythm and blues, soul, y mucha energía vitalista. Laura Rubio absorbe toda la energía de sus compañeros, la mezcla sabiamente con las notas de las canciones, y la devuelve convertida en una danza frenética, cuyo desenlace es el éxtasis total. Es un animal de escenario, proclive a desmembrarse en el oficio de la expresión más esencial, con autoridad, para dinamizar el sentimiento y las emociones que se esparcen por el entorno. Siguieron con “Di Que Si” la versión de “Helter Skelter”, una canción de The Beatles compuesta por Paul MacCarney que muchos críticos han valorado como el tema que fue el precedente para estilos como el heavy metal, “Heroes”, la deliciosa “Sabor a Sal” “Boomerang” y el single de su último disco, “Sin Red”. Para entonces, el escenario estaba inflamado por una especie de fuego fatuo que despedía calor ardiente y puro rocanrol. En una situación semejante, hasta los más críticos habrían tenido que bajarse el calzón. Que demostración de fuerza rockera, con toda la banda implicada: las guitarras de Oscar Rama y Dani González sonando milimétricas, el bajo de Jorge Galaso, marcando los latidos, la base rítmica de Carlos Toja “Trujo”, siempre potente, y la colocación de un músico prócer, Moi Gómez a los teclados. El tramo final lo compusieron los temas “Tu Dirás”, Voy A Disparar” y Dame Más” momento elegido por Laura para llamar a Nieves Luceron al escenario e invitarla cantar juntas. Todo un detalle de empatía femenina y de solidaridad entre artistas. Reclamados sobre el escenario, ofrecieron dos bises: “Tu Y Yo” y “Alma En Celo”, aunque ante la insistencia del público, interpretaron como colofón final, una versión de Led Zeppelin: Whole Lotta Lovecon toda la banda de arrodillada sobre el entarimado. Una pasada. Un concierto inolvidable, sentido, del cual nos sentimos orgullosos haber sido partícipes al menos en su producción. Esperamos y deseamos, que tanto a Garaje Jack, como a Dulce Neus, los hados del rocanrol sean benevolentes, y les pongan en el lugar que merecen por derecho propio.

TEXTO Y FOTOGRAFIAS:

CHEMA GRANADOS

 

 

 


Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X