OLYMPUS DIGITAL CAMERA

HAMLET. SALA ROCKITCHEN. MADRID

“MADRID-HAMLET, HAMLET-MADRID”

 

Pocos hubiéramos imaginado hace algunos años atrás que a partir de la reciente incursión de las redes sociales se podrían montar giras a gusto del público.  Pues bien, la realidad es que Hamlet cuida mucho a sus seguidores y fue el propio grupo quien les propuso a través de una consulta por Internet  qué disco les gustaría oír de forma íntegra en una gira. El disco “Insomnio” fue una elección más que acertada por parte de la mayoría de seguidores del cuadro metalero. Se trata de un disco del año 1.998 clave para entender la posterior evolución del conjunto. Y prueba de ello ha sido el tremendo furor que ha causado esta “tournée” llenando casi todas las salas donde han actuado a lo largo y ancho de todo el país. La cita para cerrar la reciente gira tenía que ser jugando en casa, en Madrid.  Y el ambiente festivo previo al concierto  fue buena prueba de ello ya que en los aledaños de la Sala Rockitchen, la gente se iba agolpando para poco a poco ir apurando los botellines antes de asistir a una noche de puro metal. Ya estaba la sala casi a rebosar antes de que el combo del “foro” saliese a comerse las tablas. Con estricta puntualidad comenzaron con la contundente “Tortura-visión” seguida de  “Tu medicina” y “Dementes cobardes”  para poner todo patas arriba dando una verdadera lección de entrega y plena conexión con su público. La velada se dividió en dos bloques. En el primer de ellos se ofreció de manera exquisita todos los temas que componen el disco de “Insomnio” y en la segunda se mezclaron clásicos de su disco “Negro”, “El Inferno” y “Revolución 12.111”, “1.998” y “Antes y Después” hicieron que el ambiente fuera cada vez mas sofocante, y es que se ponía de manifiesto la mala ventilación del recinto del concierto además del inasumible precio de la barra para intentar calmar la insaciable sed.

En el terreno estrictamente musical la banda estuvo sublime. Con un Molly que volvió a demostrar ser uno de los mejores “front-men” del país sacando a relucir todo un repertorio de saltos, alaridos rasgados,  además de mostrar una continúa interacción con el público asistente, algo que es de muy de agradecer. Tras la primera parte del show hubo cambio de “look “en los músicos y por tanto de disco. Nos adentrábamos ahora  su plástico “El Inferno” donde desgranaron temas como “El mejor amigo de nadie” “Buena suerte” y “Mi nombre es yo”, donde las brasas de la descarga de la primera parte del concierto, avivaron con fuerza y la gente se entrego tanto o más como que en la parte de “Insomnio”. “Lárgate Despacio”, “Miserable”, “Denuncio a dios” y la esperada  “Vivir es una ilusión” fueron los temas predecesores de los bises, que para sorpresa de algunos no fueron ni “Jodido Facha”  ni “Limítate” sino un espectacular y atronador “Un mundo en pausa”. La guinda la puso nuevamente Molly que no dudó en tirarse al público mientras Luís Tárraga, Alberto Marín, Álvaro Tenorio y el magnífico Paco Sánchez comenzaron a orquestar el tema que más puede identificar y ensalzar a esta banda de Madrid“Irracional”. Con ella llegó la locura, un delirio final para despedir a uno de los grandes del metal nacional que nos dejaron otra noche sin dormir,  otra noche de insomnio…….

 

Texto: Luis No Konforme.

Fotografías: Ana Chiverto.

 

 

Leave a reply