Ultimate magazine theme for WordPress.

JUDITH MATEO: SALA GALILEO GALILEI. MADRID

EL VENDAVAL FOLKIE

JUDITH MATEO. SALA GALILEO GALILEI. MADRID

JUDITH MATEO se ha convertido con tan solo tres discos, y siete años de trayectoria, en uno de los referentes folkies más apreciados. Y no es casualidad, porque su trayectoria está jalonada de toda clase de éxitos, y de unos resultados, en lo concerniente al capítulo compositivo, brillantes y de primer orden. La unión del folk más acendrado, con el rock más enérgico, ha resultado ser una simbiosis perfecta, que no le resta originalidad ni comercialidad ninguna. Y buena muestra de ello es su ultimo trabajo en estudio «Ashes» un disco donde desgrana todo su ingenio interpretativo, y donde sus composiciones, adquieren un denodado espíritu renovador.

La pasada noche Judith desplegó todo un arsenal de encanto, energía y profesionaldidad, haciendo un repaso por sus trabajos con una fuerza que resultó la metamorfosis de un vendaval arrollador. Abrieron con el tema «Haz Lo UQe Te De La Gana», «Lark In The Money» y Mientras El Cielo El Cielo No Caiga» de su segundo disco. Los temas de su ultimo disco como «Raggle» o «Devil» contribuyeron a crear un clima mágico que acabó por poner en pie a los asistentes. Como contrapunto, una banda que suena homogénea con enormes músicos, como la voz irlandesa de Danny Doyle, claida y vibrante, o el genial Fernando Ponce a la Flauta travesera, quien fuera parte integrante de Mago de Oz, ahora milita en las filas de esta mujer empeñada en enseñarnos el cielo con unos temas que rompen la medida de realidad, y modelan el folk de ráiz con los ingredientes más espectaculares para dar como resultado unas canciones directas, asumibles y preciosistas en algunos casos. Especial atenció hay que poner a la versión de Kansas «Dust In The Wind» con una frescura renovadora, y un diseño musical muy arriesgado pero muy efectivo de acorde con su particular visión.

Supo dominar la escena, resolver los circunloquios con expresiones de simpatía, y además, demostró ser una mujer capaz de aportar con su trabajo innovación y propuestas diferentes. Una mujer con formación clásica y aptitudes sobradas, a los que los puristas del violín califican como «macarra», apelativo este que ella no parece intimidarla, a juzgar por como disfruta en el escenario con unas canciones que resumen gran parte de su forma de ser y de sentir. Como punto culminante de la noche la aparición en el escenario del genio y artífice de la banda ÑU José Carlos Molina quien combinó con excelencia su genio con la de Judith, una combinación que resultó espectacular.

Muchos de los que somos  fans de bandas como Labanda, Alan Stivell o Gwendal, y que hemos tenido en el folk y la música celta, un complemento más que aportara riqueza a nuestra cultura musical, nos sentimos reconfortados con artistas como Judith Mateo. Bien es sabido que el Folk, más allá de las prodigiosas mezclas heavys de Mago de OZ, no tiene muchos adeptos en este país, aunque tmabién debo de decir que trabajos como los de Judith Mateo contribuyen a acercar al gran publico una cultura que tiene mucho que ver también con el simbolismo y la metafísica de los Celtas, aunque hayan sucumbido al paso del tiempo inmerosos en un su fábula guerrera. Excelente concierto pues, y excelente interprete, cuyo futuro no puede ser mas prometedor.

3 Comments
  1. rosa says

    doy fe de lo que con palabras, se ha resumido el gran concierto de judith mateo, en la sala galileo galilei de madrid, yo tuve la gran suerte de poder disfrutar asistir y ver y disfrutar una noche magica, es una artista grande…grande, en todos los sentidos, en pocos segundos se mete al publico en el bolsillo, su estilo tan personal, la hace única en su genero,yo la deseo una larga carrera artitica que estoy segura sin ninguna duda que así sera.

  2. Alfredo Matos says

    Pues a mi me parece una gran mierda. Las composiciones son de primero de folk, los arreglos manidos y sobados y mil veces oidos. En el siglo 21 y con las posibilidades de acceso a información y formación casi ilimitadas, resulta sorprendente que todavía haya bandas que suenen como lo hacían los peores grupos de la decada de los 80…con la salvedad de que en esos años no existia la posibilidad de comunicación y asimilación de ideas y conceptos musicales que existen hoy en día. Lo que hace esta señora, ya estaba hecho hace más de 20 años. Y mejor hecho, por parte de bandas como Moving Hearts, sin ir más lejos. No todo vale…

  3. Agrimiro says

    La fuerza interpretativa que destila no deja indiferente a nadie, todos nos levantamos de las sillas para dejarnos llevar por sus ritmos ¡enhorabuena Judith!

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X