cerooo

LA TRASCENDENCIA DEL ROCK URBANO ESTATAL

 

Hay razones más que suficientes, contrastadas e irrefutables, para poder afirmar que el rock urbano en España, posee una gran transcendencia cultural, y que continúa desarrollándose como un estilo enérgico, independiente y consistente dentro del universo del rock. Soy consciente de que el rock nació allende los mares, y que se desarrolló y evolucionó en tierras norteamericanas y anglosajonas. Como estilo musical independiente y claramente definido, como cultura, ha tenido una evolución en el tiempo muy poderosa en el contexto global. Poderosa e histórica. Desde los Rolling Stones, pasando por Led Zeppelin, Black Sabbath, Bruce Springsteen, o Foo Figthers, por poner un ejemplo más contemporáneo. Todas y cada una de las bandas de rock que han formado esa constelación de estrellas han acuñado la historia del rock. Aunque quizá, durante el presente siglo XXI su impacto social y mediático ha sido eclipsado por las tendencias más contraculturales y comerciales tendentes al adormecimiento de los aficionados a la música, coincidente con el declive de la industria musical global. Sin embargo, y como contraste, el rock urbano como tal, con sus subjetividades y definiciones encontradas, es un concepto cultural y artístico que nació en este país. Tendremos que remontarnos hasta 1.975 para encontrar los primeros antecedentes de este estilo creativo basado en el rock, que defiende la cultura de la calle, el impacto de los sentimientos, y una visión de la vida claramente reivindicativa, y antaño suburbial. Por eso su trascendencia es vital, ya que ha sobrevivido a las corrientes alternativas, a las modas, y a los desvaríos de la industria musical, permaneciendo incólume a los desvaríos. Cada día, cada año, surgen nuevas bandas que buscan en el estilo una manera de expresar todo un compendio de sensaciones, sentimientos, e ideas. Es una fuerza irrefrenable que se revitaliza con el paso del tiempo, y que asume su papel de adalid de las libertades con encendida dignidad.

Es un movimiento social y creativo completamente vivo y evolucionado, y mucho preveo que seguirán surgiendo bandas al socaire de sus proclamas filosóficas, máxime cuando en este país, se siente en lo profundo las convulsiones de la calle que se canalizan a través de la música. Los grandes referentes del estilo como Leño, Extremoduro o Marea, siguen dejando su rastro indeleble en las generaciones de músicos jóvenes que, atraídos por su legado, quieren seguir los pasos. Estamos hablando de varias décadas de rock y de ideas encendidas, que no han podido apagarse. A diferencia de otros estilos basados en el rock como patrón, el rock urbano ha seguido evolucionando por su cuenta y riesgo, asumiendo mucho de los estándares del estilo, renovándolos en algunos casos, recuperando viejas estructuras musicales, e inventando otras nuevas. Musicalmente, el estilo ha evolucionado levemente. Quizá porque su estructura musical compuesta por ritmos asociados al blues y rock & roll, modificados por las corrientes más indudables del rock más duro, son suficientemente sólidos como para caminar sin la ayuda de otras muletas. Las letras, siguen asumiendo el protagonismo más estelar, para convertirse en soporte intelectual y artístico del estilo, donde la poesía más descarnada y pasional se alía con el panfleto, la utopía, la ensoñación, y la proclama se regodea con el verso más encendido.

Como decía, la trascendencia de este estilo está en su capacidad de penetración en la sociedad, en su inmediatez, en su absorción, y en su fácil comprensión. Es un estilo vivo y latente que no dejado de evolucionar. Y además, con el paso del tiempo, ha ido dando forma a todo un sinfín de propuestas interesantes, por lo que el estilo ha ido depurándose y mezclando su sangre con la de otros estilos como el punk, el ska, el heavy, o el pop. Además, las temáticas se han diversificado. Al consabido “Sexo, Drogas y Rock & Roll”, se han ido sumando otras reivindicaciones muchos menos vaporosas y más reales, como al justicia social, o el drama de la sociedad moderna contemporánea con sus injusticias y desigualdades insalvables. Todo un acervo costumbrista que retrata la realidad social de una sociedad empeñada en dejarse llevar por los cantos de siertena del materialismo más atroz. En ese escenario, los músicos influenciados por este estilo han decidido cargarse de honestidad y de sinceridad para rebelarse contra una sociedad y unos criterios políticos y culturales que denostan al ser humano. Además, en ese entramado de poesía urbana y sencilla, hay un elenco de sentimientos que afloran, que se supervisan y que tamizados por el filtro de la esperanza y la ilusión se convierten en luz. Así pues, este estilo musical fundamentado en las ínfulas del rock más primario, se convierte en un elemento de diáspora cultural, en un reducto de expresión sincera, en un vehículo donde jóvenes y no tan jóvenes, encuentran asideros  a los que agarrase para desmarcarse del vilipendio social. Con el paso del tiempo, ha ido sumando toda una legión de aficionados que se embelesan con sus ritmos y sus métricas distorsionadas, puro rocanrol, y con sus estribillos directos. Sabemos que hay un gran número de bandas que se han alineado del lado del rock urbano, y que este hecho, contribuye a una masificación desbordante, que a veces, contribuye a despistar, cuando no abrumar al aficionado, ya que tienen que convivir en el mismo escenario, bandas brillantes y creativas con otras que no lo son tanto, y que además, solo tratan de disfrutar de un estilo sin aportar gran cosa, En cualquier caso, su trascendencia es innegable, y quizá sea el estilo afecto al rock más célebre y popular, el que llena polideportivos y festivales, y el que llega a más público y en menos tiempo.

CHEMA GRANADOS

Leave a reply