IMG_9296

Los Suaves: “…Esta gira no está planteada como una operación de marketing, sino como un homenaje a nuestra gente, a todos vosotros…”

 

Más de treinta años de carretera y rock, sitúan a Los Suaves como una de las bandas esenciales para entender la historia del rock contemporáneo en nuestro país. A pesar de las vicisitudes, su producción musical ha conseguido conectar con el público, que lo ha recompensado con el afecto, el cariño y al continuidad. Ahora se han embarcado en una gira de veintidós conciertos por todo el estado para celebrar sus mil conciertos, y estar cerca de sus seguidores. Todos los conciertos se registrarán en video para su posterior edición en un DVD. En su parada técnica en Madrid, hablamos con Alberto Cereijo y Tino Mojón sobre lo humano y lo divino y los pormenores de la gira.

 

Los Suaves: “…Esta gira no está planteada como una operación de marketing, sino como un homenaje a nuestra gente, a todos vosotros…”

 

Estáis presentando una iniciativa a la bautizada como “La Gira De los 1000 conciertos” esto supone un hito en la historia de la banda ¿No supone una gran responsabilidad y una gran satisfacción a ver llegado vivos hasta aquí?

Alberto Cereijo: Hombre, tal y como está la cosa habría que decir que una supone una gran suerte. Es muy bonito poder celebrar con nuestra gente hechos como este. El hecho de haber podido hacer durante tantos años esa cantidad de conciertos, haber podido editar tantos discos, el haber podido tener esta continuidad, el haber podido realizar hace un par de años el concierto de 29 años como una especie de histórico del grupo, y ahora pues hemos tratado de reflejar otra parte de la historia del grupo que había quedado en segundo plano estos últimos años.

¿No se trata entonces de una operación de marketing como han sugerido en algún lugar?

Alberto Cereijo: ¿De marketing? ¿Qué es eso?

Tino: En realidad, cuando nos planteamos esta gira, sí que apareció un poco la idea de esto, lo podemos hacer de dos maneras: en plan marketing total, planteando un concierto 1.000 para intentar atraer al mayor número de público, o hacerlo de como lo hemos planteado. En realidad, esto no va con el grupo. No existe tal concierto número mil. Tenemos una estimación de conciertos a groso modo, pero es que es muy difícil definir en todos estos años cuantos conciertos se llevan realizados exactamente. Hay por ejemplo, conciertos de media hora, o presentaciones de un disco. Preferimos no plantearlo como una operación de marketing, sino más bien, como un homenaje al público que nos sigue durante todos estos años. Toda esta gira es un homenaje a todos vosotros. Cada uno que elija si concierto número 1000.

Sin duda es una señal inequívoca de la fortaleza por la que atraviesa la banda, después de algunos momentos complicados ¿Podemos afirmar que los Suaves se encuentran en plena forma?

Alberto Cereijo: Yo creo que es un buen momento. En tantos años hay para que suceda de todo. Buenos momentos, malos, regulares. Momentos críticos. Como a cualquier persona, nos pasan muchas cosas. Cinco personas que interactuamos entre nosotros, suceden siempre cosas que repercuten entre sí. Un grupo, como ser vivo que es también, está sujeto a este tipo de cosas. A esas idas y venidas, tanto de ánimos, o de como salen las cosas. Yo creo que desde “Adiós, Adiós” el grupo está mejor, y creo que se está reflejando fielmente en los conciertos, en la gente que está viniendo, en cómo nos están apoyando en este proyecto que estamos haciendo. Es sin duda, un buen momento para la banda.

Vuestra producción es impresionante, 11 álbumes en estudio, 5 álbumes en directo, 4 recopilatorios y cientos de kilómetros recorridos a lo largo de vuestra carrera profesional, y por supuesto, un legado que quedará en la historia del rock como uno de los valores más destacados ¿Cómo músicos y como personas que sentimientos despiertan estos datos?

Tino: Yo me quedo con la gente. Precisamente estos días hemos estado visionando parte del material de video grabado en vivo. ¿Tú sabes lo es ver la cara de la gente? Es algo brutal. Entonces, de todo eso que has dicho, yo me quedo con el homenaje que le queremos hacer a esa gente. Precisamente, conciertos como el de hoy, estamos dedicando cámaras exclusivamente a grabar los rostros de la gente, para tener ese recuerdo.

Sois una de las bandas supervivientes de una época, y habéis sabido sortear todos los escollos que os han ido saliendo a vuestro paso, resistiendo al paso del tiempo ¿Cómo se consigue alcanzar esta trayectoria sin morir en el intento?

Alberto Cereijo: Eso me gustaría saber a mí también (risas). Hombre, algunas veces hemos salido mal parados, pero bueno. El caso es que estamos aquí. Yo creo que lo importante es que hacemos lo que nos gusta y sentimos, sinceros y sencillos en lo que sabemos hacer, y esto quizá es lo que hace que podamos existir durante tantos años. Y esto es lo que la gente percibe, y eso es lo que nos mantiene, el contacto con la gente. Y en los momentos complicados por los que ha atravesado el grupo, hemos estado ahí, y esto la gente sabe apreciarlo, y que hoy estemos hablando de todo esto.

Además, no solo habéis recibido el reconociendo del publico rock en general, sino de vuestros paisanos con la concesión de una medalla de oro de la ciudad de Orense y el nombre de una plaza. ¿Reconocimientos sirven para paliar los malos tragos, o solo son anécdotas en vuestra carrera profesional?

Tino: Los malos tragos, se olvidan cuando hay reconocimientos de este tipo. La verdad es que estamos muy agradecidos, es algo impagable. Caminar por tu ciudad y ver una plaza que lleva el nombre del grupo, es un orgullo. Estamos muy agradecidos a Ourense, a Galizia, que nos acoge. Pero claro, después, nos encontramos que vamos a cualquier ciudad y el recibimiento es el mismo. Es tremendo. Hemos estado en Asturias, hoy estamos aquí en Madrid, mañana vamos a Extremadura, eso sabemos que lo tenemos garantizado. Y eso es impagable.

¿Cómo surgió la idea de preparar una gira como esta y con qué planteamiento?

Alberto Cereijo: Ha habido varios proyectos que no se pudieron realizar. Recuerdo que hace un par de años, nos hubiera gustado hacer una recuperación de nuestros primeros discos. De hecho, en algunos medios se había filtrado una noticia de que íbamos a tocar nuestros dos primeros discos enteros. Pero bueno, la final, el proyecto no se pudo llevar a cabo. Entonces, entre que habíamos terminado esa etapa del disco “Adiós, Adiós”, y luego, 29 años, nos quedaba eso un poco pendiente, ese concepto de la gira de los 1.000 conciertos, fue lo que suponía toda esta trayectoria del grupo. Fueron sumándose pequeños factores que nos han llevado a lo que estamos haciendo ahora. La gira son 22 conciertos de aquí a seis meses, vamos a estar en casi todas las comunidades de España, porque lo que intentamos es llegar a todo el mundo, y sobre todo estamos intentando recuperar temas de los primeros discos, para que también, la gente perciba como eso que sucedió hace tantos años, tiene continuidad. A veces, la gente ve distanciados los primeros trabajos con respecto a los últimos, y lo que sucede es que el grupo ha ido evolucionando. Han cambiado las personas, los músicos que han pasado por la formación, en todos estos años. Pero esto un poco lo que quiere decir, es que esa esencia sigue viva, son Los Suaves, a margen de lo que ocurriera hace tantos años, al final, es lo mismo. Que la gente vea que Los Suaves siguen manteniendo esa esencia y ese espíritu.

Después de un recorrido tan largo a la hora de organizar una gira como esta la composición del repertorio debe de ser una labor complicada ¿Qué criterio utilizáis para darle forma al set list?

Tino: El repertorio ni no lo menciones (risas). Tú sabes la de batallas que tenemos en la mente, para después llegar a cada concierto, y que cada una de las personas con quien hablas te diga, pues a mí me gustaría que hubieras tocado mi tema favorito. El problema, es cuando le dices. ¿Y cuál quitas? Y hay, es cuando empiezan a dudar.

Alberto Cereijo: Un poco lo que intentamos es poner encima de la mesa todos los temas, y al final, lo que nos va ayudando, es el ir ordenando esos tremas por coherencia, para que todo en si tenga forma.

Desde muchos sectores, y desde hace muchos años, se ido fabricando el ataúd para enterrar a Los Suaves. Sin embargo, estáis aquí, celebrando 1000 conciertos ¿Sois incombustibles y queda vida para rato?

Alberto Cereijo: ¡Hombre, otros treinta años! (risas) Yo creo que no. Pero en realidad, el grupo se encuentra en un buen momento, y algunos proyectos, y algunas cosas más, el grupo tiene ganas de hacer, y estamos capacitados para hacerlo. Haremos más cosas en los próximos años. Eso lo tenemos presente. Pero treinta años más… Aun, eso sí, hay continuidad.

Los Suaves nacieron hace treinta años. ¿Qué ha cambiado en el mundo del rock desde entonces?

Tino: Yo veo videos de la época en que empezaron a tocar ellos, y evidentemente, como seguidores, tenemos todos los discos de esa época. En realidad, empezamos escuchando la música de aquella época, yo por lo menos, y Alberto también. Es difícil valorar. Lo que si valoro mucho de los videos que te comentaba, es que en los 80, la gente era súper espontanea en los conciertos. Cuando ves los videos de aquella época es algo brutal. La reacción de la gente. Hoy en día, como que el público esta más acostumbrado, sobre todo aquí en Madrid, que tenéis conciertos grandes todos los fines de semana, y podéis elegir. La gente puede ver DVD por internet, bajarse música, no sé, esta como más experimentada. Los años 80 era más natural. Pero bueno, todo va evolucionado, y también, esto redunda en que los músicos debemos de ponernos las pilas y ofrecerle al público cosas nuevas.

¿No creéis que se haya perdido gran parte de la pasión a la que nos entregábamos en las décadas de los 80 por ejemplo? ¿Los jóvenes de ahora sienten el rock como entonces?

Alberto Cereijo: Esto va conectado con lo que te comentaba Tino. Evidentemente, todo ha cambiado mucho, y muy rápido, incluso en lo que afecta a ese tipo de vivencia personal. La realidad, que se vivía entonces era completamente distinto. Se venía de una etapa en que no había ningún tipo de referencia, ni de música en todo el país, era como que nacía entonces. La gente estaba deseando ver conciertos de rock, lo que nunca había podido hacer, mientras que en Europa era lo más natural. Aquí hay una laguna de una serie de años que repercuten. La gente ahora, tiene más acceso a múltiples cosas, es más exigente con lo que escucha, con los músicos. Puede parecer que la gente sea menos pasional, pero no creo que la gente vaya a los conciertos y no disfrute, no lo viva, quizá lo expresa de otra manera.

Arrancasteis la gira en Londres, una ciudad crisol de músico de rock de todas las tendencias ¿Qué recibimiento recibisteis en ese concierto y cómo fue?

Tino: Una experiencia increíble. Era una parcela pendiente del grupo el salir al extranjero. Siempre ha estado muy centrado en España, y bueno, es algo que ya tenemos asumido. Precisamente, ese día en Londres, la mayor parte del público era residente, y cantidad de gente que viajó expresamente para el concierto desde España, muchísimos gallegos, banderas de Galizia, y todo eso. Aquello fue una fiesta en realidad. Una peregrinación. El concierto era una excusa. La verdad es que fue una experiencia que quedará ahí guardada, y que bueno, aunque todavía no podemos decir nada, probablemente, tenga continuidad.

El carisma de Yosi es inapelable. Es un hombre que ha sabido conjugar la honestidad con la bajada a los infiernos. ¿Es una figura y su persona un icono que nunca morirá? ¿De qué manera os influye a los demás miembros de la banda?

Tino: Evidentemente, Yosi tiene un carisma indiscutible, y es una parte fundamental del grupo. Es con lo que mucha gente se queda. Llama mucho la atención cuando ves en un escenario una persona tan pasional, tan gesticulante, atrapa a la gente. El grupo es un conjunto. Lo bueno de esta banda es que tenemos cubiertas todas las parcelas con la personalidad de cada uno de sus componentes, incluidos aquellos que pasaron por la banda. Por un lado, tenemos el carisma de Yosi, por otro lado, el virtuosismo del Alberto, de Fernando, tenemos el contacto con la gente de Charly, entonces, los seguidores de verdad que tienen contacto con la banda y conocen individualmente a sus componentes, creo que valoran todo el conjunto.

Alberto Cereijo: Evidentemente, y como te ha dicho Tino, somos cinco músicos, cinco personas, y entre nosotros interactuamos para que el grupo funcione de determinadas maneras, y que cada uno, de una manera interna dentro del grupo, hace que todo esto sea posible. Nada de lo que sucede es gratuito, y aunque, evidentemente la gente pueda tener una percepción, hay un nexo entre lo que es el grupo y lo que es el público, y que en ese sentido, es determinante. Hay más cosas que suceden internamente en un grupo que hacen que también pueda existir. Por eso, y como decía Tino, el grupo ha sabido encontrar el equilibrio para que esto funcione.

Estos últimos años el público ha apoyado especialmente a la banda, con una intensidad que reconozco que resulta asombrosa. ¿Qué significado tiene para vosotros este apoyo como seres humanos?

Tino: Volvemos un poco a lo que hemos hablado. Es con lo que me quedo de todo esto. Cuando pasen los años, recordaremos los buenos momentos, y creo que echaremos de menos esto mismo. Yo podría contar miles de anécdotas. Esta noche, por ejemplo, ha habido gente que se ha estado pegando para conseguir entradas porque se han agotado, que llevan mucho sin dormir porque no pueden llegar. Hay cosas que no cambian.

Me imagino que no os habéis planteado a largo plazo lo que vais a hacer, pero después de esta gira tenéis algún proyecto inmediato?

Alberto Cereijo: Ya bastante lio tenemos con esto (risas) No. Ahora realmente, estamos muy centrados en esto. Esto es bastante complejo. 22 Fechas con grabación de video en todas las fechas, algunas como Madrid, Santiago y Bilbao con un esfuerzo de producción mayor y más complicado, para dejar un reflejo de todo lo que ha sucedió estos seis meses. Si hay más cosas que tenemos en mente y que podemos hacer. Hemos elegido este camino, pero sí que nos quedan cosas a tener en cuenta para los próximos meses o años.

¿Con que canción os quedaríais de todo vuestro repertorio, que tenga un significado especial y porque?

Alberto Cereijo: Yo esto lo que tengo muy claro. Es una pregunta, a la que no suelo responder.

Tino: Yo tampoco tengo mucho problema, porque ahora te puedo decir una sin ningún remordimiento, y mañana, te diría otra también con la conciencia muy tranquila.

¿Cuál ha sido el mejor momento vivido por Los Suaves, y cual el peor en estos treinta años?

Alberto Cereijo: Hombre, pues yo creo que aunque la gente haya podido percibir un momento más crítico hace unos pocos años, el momento más crítico del grupo fue después de grabar el segundo disco. Ahí el grupo estuvo a punto de no tener continuidad. La sensación que me dio es que estaba todo muy desarmado. A veces, hay momentos que se perciben más críticos, y otros momentos, que a lo mejor no llegaron a repercutir en la gente, pero yo creo que ese momento fue crucial. Curiosamente, ese día surgió “Piensa En Mi” y todo cambió. Ese fue un momento de no continuidad.

Tino: Para mí el momento bueno es que podamos estar aquí. Y nada más.

Hay quien dice que banda como la vuestra menoscaban el progreso de los grupos emergentes ¿Creéis en el relevo generacional o el rock es estar hasta la muerte?

Alberto Cereijo: Aquí tanto Tino como yo, podríamos hablarte de esa pequeña dualidad que hemos vivido en ese sentido. Estar en un grupo con continuidad, y querer realizar un proyecto con proyección, y el encontrarte con la dificultad de querer existir. Te encuentras en que es muy complicado el tener continuidad. Por otro lado, yo personalmente, no entiendo eso que estás diciendo, parece como que los grupos que llevan años bloquean a los nuevos, los nuevos no pueden entrar, pero los nuevos, necesitan de los grupos de toda la vida, necesitan que haya relevo y movimiento, no se de quien es la falta. Del público, nuestra, pero hay algo, que evidentemente, no está haciendo que funcione, estamos viendo que en la movida de grupos de rock, parece como que no hay manera de que salgan grupos fuera del circuito de grupos que están funcionando, de hecho este año, exceptuando  nosotros, ningún grupo que tenga una carrera como la nuestra esta girando. Pero tampoco, los grupos que llevan poco tiempo, tienen opción de poder incorporarse a todo esto. Quien tiene que valorarlo en definitiva es la gente. Yo no soy capaz de hacer otra cosa. Conectas con la gente, y ellos te quieren recompensar para que puedas tener esa continuidad, pues eso es impagable. La música es nuestra forma de vida, no sabemos hacer otra cosa. Si no estuviéramos con Los Suaves estaríamos tocando igual, no sé dónde, ni como, pero seguiríamos tocando.

CHEMA GRANADOS

 

Leave a reply