MCLAN_18

McLAN. SALA SHOKO. MADRID

ENERGIA EN ALTA DEFINICION

 

La inauguración y puesta de largo de una nueva sala de conciertos en Madrid, la Sala Shoko, sirvió como pretexto para que una de las grandes bandas de rock en español se encargara de ejercer de reclamo promocional. Los organizadores, consiguieron su objetivo. Consiguieron llenar la sala, y además, mostrarnos las excelencias de un nuevo espacio de conciertos en pleno corazón de la ciudad de Madrid, adaptado a las necesidades del gran público, y sobre todo, dotado de los elementos  de infraestructura y organizacio0n precisos, para conseguir que un concierto se convierta en una agradable experiencia. Mucho glamour también, mucha expectación por la banda, y un ambiente inmejorable. La zona vip cargada de artistas, responsables de medios de comunicación, gente de la industria, periodistas, y todo un elenco de profesionales vinculados al mundo de la música. Mclan es una banda que con el paso del tiempo ha ido enriqueciendo su particular discurso musical y compositivo, aderezando su producción rockera con mucho swin y mucha grandilocuencia de cara a las armonías y las líneas melódicas, son la inclusión de vientos y metales en muchos de los temas de su último disco “Arenas Movedizas” que ha tenido un éxito notable. Por tanto, el paso del tiempo no ha hecho más que pulir un diamante, que ya destacara hace muchos años por su brillo diamantino.,

Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez siguen ejerciendo como patrones de este proyecto que parece que no vaya a acabar nunca, ya que se sustenta sobre un manto de profesionalidad y una especial manera de comprender los sentimientos, bajo el prisma del rock más elegante y pulido que pueda imaginarse. Desde sus orígenes en 1993, el grupo en que han militado músicos tan grandes  como Santi Campillo o Carlos Raya, se ha convertido en todo un referente en la música contemporánea de este país. A los celebrados éxitos de los hits “Carolina” o “Llamando A La Tierra”, una versión del tema “Serenade” se la Steve Miller Band se unieron otros hits notables como “Sopa Fría” o “Usar O Tirar”. Su último disco, es un canto a las excelencias del rock más clásico pasado por el tamiz de la modernidad más vanguardista, sin perder ni un ápice de su identidad.

En la Sala Shoko la banda sonó compacta, milimétrica, con un sonido pulcro y acompasado que deslumbró. Toda la canalización de la energía recae sobre Carlos Tarque, que se comporta como un frontman avezado que no deja ni un minuto de transmitir, de interactuar con el público, de sobreponerse a sí mismo, y de evolucionar como un torbellino sobre el escenario. El resultado es una explosión de cromatismo emocional que subyuga. Conceptualmente, el concierto es un show intenso, vibrante, y uno puede sentir la sensación de que le llega esa energía muy dentro. Más no se puede pedir. Se afanaron por presentar alguno de los temas que componen su nuevo disco, como el emocionante “Escucha Mi Voz”, además de repasar los grandes clásicos del grupo aventados por los radio fórmulas de todo el país. El resultado final fue orgía de emociones incandescente, que sobrecogió al público, entregado y emocionado, que disfrutó y se desgañitó cantando todas las canciones del set list. Un orgullo poder tener al alcance de la mano una banda como Mclan, Un  orgullo, para aquellos como un servidor, para los que la música es una parte más de su mundo emocional, de sus entrañas más íntimas. En Madrid, Mclan dejó meridianamente claro que su prestigio, su impacto comercial y su celebridad, se deben en gran medida al trabajo bien hecho, y en la sintonía impactante que consiguen con su público.  Elementos imprescindibles, para llegar más allá de las estrellas.

 

CHEMA GRANADOS

 

 

Leave a reply