PAN_16

PAN DE HIGO + LOS CULPABLES DE TODO. SALA LEMON. MADRID

 

LA NOCHE DE LOS CORAZONES ARDIENTES

 

Fue la noche de los corazones ardientes. Es decir, la noche en que no cabían más sentimientos posibles, ni más emociones posibles. La noche en que el rock se convirtió en una especie de bálsamo gratificante que alivió los dolores y las inmundicias, las heridas de la vida, y el desdén social de nuestra existencia. Una de esas noches en que todo se detiene misteriosamente para hacernos sentir únicos y diferentes, y nada, nada de lo que nos rodea puede afectarnos. Una de esas noches mágicas en que podemos soñar sin miedo a caer al vacío. Los protagonistas, unos músicos empeñados en resistir dentro de su propia trinchera, buscando sus propios designios y sus propias señales en la oscuridad, imperturbables, dejándose llevar por otros menesteres menos menesterosos, para redundar en su especial manera de hacer música. PAN DE HIGO siguen superándose a si mismos, evolucionando en el vacío de sus imponentes presagios. Nada les ha parado desde su primer disco, y cada uno de ellos, han patentizado su amor por la música. Por eso, este último disco “Otros Menesteres” es un disco escrito para y por la música, y se aprecia  en cada canción, que el deseo es tan intenso, que seguro que acabará en orgasmo. Llegaron a Madrid para desfogarse y lo consiguieron. Inundaron la sala con su energía vitalista y con esa amalgama de emociones con que imprimen sus canciones.

Pero antes, sobre el escenario, LOS CULPABLES DE TODO hicieron  gala de una actitud que es sencillamente sobrecogedora. Son los SONOTONES reconvertidos en un nuevo proyecto al que le auguro muy buenas expectativas. Sonotones han sido un referente en Madrid, y creo que en muchas partes el país. Quizá no alcanzaron el éxito que merecen, seguro por el capricho de un destino cabrón, que premia siempre a aquellos que están en el tiempo y en la medida adecuados. Pero serán mi grupo de referencia, uno de esos grupos que uno lleva en el Iphone a todas partes, y los escucha una y otra vez, sin agotarse ni empalagarse. Este proyecto es mucho más contundente, a veces, con visos de neopunk, otras, con temas rabiosos que escuecen en el alma. Abrieron con “El Atraco” el tema que abre su disco de presentación, y continuaron con temas de su primer disco “Agitación” “La Feria Universal” “Noches De Rock & Roll”, “A La Mierda”, “Azul” “Inmortal” o “Luto”. Un show directo, compulsivamente enérgico, y con mucho musculo y fiereza. Tienen mucho de decir, y seguro que encontraran un espacio para expresar su delirio.

Los acordes de “Otros Menesteres” fueron el preámbulo de un show de casi dos horas, donde PAN DE HIGO fueron desgranando su genialidad acumulada a lo largo de cuatro discos. Por eso, el repertorio se ha ido enriqueciendo con canciones intensas y redondas, que hacen que su concierto sea una experiencia deliciosa. El rock se convierte en sus manos, en una especie de historia intima que habla de ti mismo,  de tus emociones, y traslada los elementos metafóricos de las canciones, para alojarlos en tu interior. La convicción de las voces de Marc Puente y Pilar Sánchez se yuxtaponen con eficacia, pero es que además, ambos saben repartirse la responsabilidad de la interacción con el público, hasta convertirla en una experiencia única. Fue un show de presentación, pero también, echaron la vista atrás a sus anteriores trabajos con canciones como “Sal En El Lacrimal” “Inés” “Soliloquios Y Mandangas” o Las Vergüenzas De Los Zotes” por poner un ejemplo. Cabe destacar la forma en que supieron coordinar las emociones, para hacer al público participe, y la entrega demostrada en el desarrollo del show. Saben hilar los destellos de genialidad, con una frescura innata. Y saben asimismo, disfrutar del escenario, nadando en su propio sudor para involucrar al que escucha, y hacerle partícipe del disfrute. Una noche donde ardieron los corazones por los cuatro costados. Siempre que vienen a Madrid, dejan ese rastro indeleble que todo el mundo recuerda. Es imposible no sentirse atrapado por tanta hermosura. Este es quizá sui mejor disco, y a estas alturas, no necesitan que los brillos del éxito doren su lomo curtido. Son PAN DE HIGO una banda de puro rock, lo demás, son ínfulas y zarandajas, y ellos están a otros menesteres. Finalmente, los acordes de su himno más celebre “Cuando Oigo Un Rock & Roll” sentenciaron una noche plena de placer. Otra vez, volvimos a creer en el rocanrol, y en su fuerza. Otra vez, volvimos a soñar que era posible.

CHEMA GRANADOS

Leave a reply