sinkope 1

SÍNKOPE: “…Es importante aprender a encajar los golpes y levantarse, pero aún más aprender a esquivarlos…”

Me reúno con la banda extremeña Sínkope en las oficinas de Rock Estatal. Llevan ya varios días dando entrevistas a los medios, promocionando su último disco ‘Gracias’, un doble Cd en directo con un Dvd, que recoge la trayectoria de 25 años pateándose los escenarios y grabado el 13 de noviembre en la sala La Riviera de Madrid. Mientras Maikkel (bajista) firma discos para enviar a los que han querido anticiparse a la fecha oficial, 18 de Marzo, con la campaña de preventa, Vito Iñiguez me recibe en una pequeña sala en la que las distancias no existen y hablamos de tú a tú. Le hago saber un pequeño secreto. Y es que es mi primera entrevista. También le hablo de mis orígenes extremeños. Pinta bien la cosa y en mis manos tengo un gran obsequio. El disco.

 

¿Gracias a qué? ¿O a quién?

Gracias a estos 25 años. Gracias al primer paso que dimos en esta andadura en unos vestuarios de una piscina de Castuera. Gracias a la gente que ha pasado por aquí. Gracias a aquél que nos llevó a tocar por primera vez a tal sitio. Al que nos dejó la guitarra cuando se nos jodió la nuestra. Al que nos echó una mano en la fotografía. A nuestra familia. A Sínkope. Y sobre todo, al público.

¿Por qué justamente ahora y no aquél intento de 2011?

Bueno, aquel DVD se grabó, sólo que por discrepancias y movidas entre discográficas no vio la luz. Por lo que perdimos tres. Nosotros como banda, la gente que se curró ese trabajo que fue la hostia y por supuesto, perdió muchísimo el público. Igualmente era un proyecto que no podría salir bien. Querían que estuviese listo en 19 días y eso es muy difícil. Preparar un trabajo en condiciones en ese tiempo no es posible. Un trabajo así necesita de un tiempo de cocción ¡y no lo pusimos ni en el fuego! Así nos quedamos como nos quedamos. En ese sentido teníamos una espina clavada muy grande. ¿Sabes las espinas que tienen las palmeras? Pues así era. Sin embargo, fichamos con Rock estatal para nuestro anterior trabajo y nos propusieron el concierto en la Riviera y la grabación del DVD y aceptamos, esta vez con tiempo de sobra para prepararlo y hacerlo en condiciones.

 ¿Entonces podemos decir que habéis logrado quitaros esa espina y resarciros con este trabajo?

 Sí. Desde luego. Y más cuando en la anterior ocasión nosotros no tuvimos nada que ver.

 Tiene que dar rabia cuando pones tu ilusión en un proyecto y por causas ajenas a uno mismo ves que se tuerce,¿ No?

 Pues sí. Y mucha.

 ¿Os la han jugado mucho en estos 25 años?

 Uffff. Sí. Nos la han jugado mucho, sí.

 ¿A base de golpes se aprende?

 Pues sí. Aunque a nadie le gustan  los golpes, ¿No? Se aprende mucho. Es importante aprender a encajar los golpes y levantarse, pero aún más aprender a esquivarlos, sobre todo cuando no te los esperas. De frente se puede uno preparar, no a traición. Y sin comerlo ni beberlo nos ha tocado pagar muchas veces los platos rotos. Y eso jode mucho. Mogollón.

 ¿Al final compensa?

 Claro que sí. Aquí está el resultado.

 Siempre me habéis parecido una banda que no habéis gozado del reconocimiento o repercusión mediática que otras ¿A qué se debe?

 Creo que hemos tenido siempre la mala suerte de coincidir en discográficas que no mimaban a las bandas, que no miraban por nosotros. Siempre pendientes de ese poderoso caballero que es Don dinero.

 Así llegamos a esta cuestión ¿Cómo está la industria del  rock a nivel nacional?

 La industria está como está. Ahora, en creatividad y grupos que proliferan  hay mucho. Lo que no hay son ayudas. Hoy en día puedes grabar un disco en tu casa, pero esa ayuda es necesaria. Y no la hay. Gracias a internet la difusión crece. Este mundo se mueve muy deprisa, pero sigue haciendo falta la ayuda. Un disco es más que unas pocas de canciones. Antes, los grupos se daban a conocer a partir del cuarto o quinto disco. Hoy en día no. Grabas uno y como no deje dinero… Y a lo mejor es una banda que te cagas. Hay pocas oportunidades.

 ¿Hay libertad de creación o las propias discográficas censuran?

 No hace ni falta que censuren las discográficas. Ya lo hace el gobierno.

 Es curioso. El gobierno. Apoya los toros pero no la música.

 Lamentablemente así es.

 ¿Qué opináis sobre la caza de brujas que hay actualmente en contra de algunos artistas como el caso de los titiriteros, César Strawberry (Def con Dos) o Soziedad Alkoholika?

 Me parece ridículo e injustificado. Apenas queda libertad. Recuerdo hace unos años en la tele hace 30 años había más libertad que ahora, por ejemplo con ‘La bola de Cristal’, algo impensable hoy. Nos quieren callados. Sumisos como borregos. Y así no se consigue nada. Sólo encabronar más a la gente que ya está harta. Salen los políticos diciendo barbaridades, chorradas de proporciones titánicas y no se cortan. Se ríen en nuestra cara. Y encima les jode que estemos en desacuerdo o pensemos diferente. Y pensar que este es un país que ha acunado a grandes escritores como Unamuno… Pero es que no se puede decir nada… El dinero es su única cultura. Las palabras no matan.

 Dejemos a estos cabrones y hablemos de ‘Gracias’ ¿Costó mucho elegir los 25 temas que componen el disco?

 La verdad es que sí. Son 25 años. 10 discos a una media de 12 canciones por disco… Elegir entre 120 temas es difícil. Lo único que teníamos claro era que debíamos elegir las canciones que sabemos que funcionan en directo. Queríamos hacer al público partícipe de esto. Si nosotros somos la barca, ellos son el remo. Queríamos que el público fuese tanto o más protagonistas que nosotros.

 ¿Os llegasteis a dar cuenta de la cantidad de chicas que fueron a vuestro concierto?

 La verdad, en cuanto me subo al escenario, me quito las gafas y no veo tres en un burro.

 Pues chaval, estaba llenito de chicas que iban y arrastraron ese día a sus novios, para veros a vosotros y gritaros ¡Guapos!

 Se agradece. Tampoco somos tan feos, ¿No?

 ¿Cómo te inspiras para escribir esas letras?

 Me suelo basar en mis vivencias y experiencias personales. Por eso siempre me estoy moviendo de aquí para allá. Si estuviese encerrado en casa sentado en el sofá no podría hacerlo. Es fundamental moverse. Vivir. Hablo sobre el amor, el desamor, la injusticia, las penas y las alegrías…

 ¿Esa sinceridad podría ser el éxito de Sínkope?

 Desde luego. Hay que ser ante todo honesto. Darlo todo y de corazón. Sin poses ni postureo. Somos una banda real. Y eso creo que se nota.

 En este ‘Gracias’ contáis con colaboraciones y se pudo ver claramente que lo pasasteis bien junto a ellos…

 Desde luego. Estamos agradecidos de tener tan buenos amigos. Mario fundó el grupo conmigo, Kiskilla, Kutxi, El Drogas… Fue un verdadero lujo tenerlos mano a mano. Son grandes profesionales, grandes amigos y grandes personas.

 ¿Va a tener repercusión este disco?

 Ojalá. Esperemos. Sólo con ver cómo se ha volcado todo el mundo con este proyecto lo merece.

 ¿Qué va a hacer Sínkope a partir de ahora?

 Pues comenzamos la gira, a partir del día 1, para presentar este trabajo, tenemos de momento como unas 15 o 16 fechas cerradas, de las cuales unas 14 son festivales. Donde nos lleven vamos contentísimos. Estamos preparando también temas nuevos. Ya tenemos un par de ellos, cogidos aún con alfileres. Así que de momento, alargar la gira todo lo que se pueda y preparar material nuevo, que ya más o menos sabemos por dónde van a ir los tiros.

 ¿Tiene Vito Iñiguez algún  proyecto en paralelo?

 Jajajajaja. Qué va. Sólo Sinkope. Con uno me basta. Quien mucho abarca poco coge…

 Otro tema que quería tratar con vosotros ¿Qué os parece que los menores ya puedan entrar a los conciertos en Madrid?

 Lo aplaudo. Joder, se llevan menores a los toros, a ver cómo matan a un animal, o al fútbol… ¿Y no a disfrutar de la música que les gusta? Es inconcebible. Y más cuando hay chavales de 16 o 17 años que ya tienen su coco, incluso mejor que el de muchos mayores…

 De hecho, lleváis tantos años que abarcáis varias generaciones, ¿No?

 Sí. Y eso se puede apreciar tanto en el DVD como en las fotos del libreto. Ves gente curtida en años, de mi quinta y chavales más jovencitos. Es un gusto. Es como tiene que ser.

 ¿Han perdido los chavales la inocencia?

 Sí. Antes jugaban en las calles y plazas. Ahora no juegan. Están  con sus móviles de la hostia y se pierden lo que sucede a su alrededor. Me parece bien que se adapten a las nuevas tecnologías, pero evidentemente con mesura. Y por supuesto, que la culpa es nuestra, de los mayores. De la educación que les damos y la tele…

 La tele… ¿La gente quiere consumir basura?

 Claro. ¿Por qué existen todas esas cosas? Porque hay demanda. España pasó muchos años de oscuridad. Y a día de hoy siguen habiendo dos Españas parece que no avanzamos… Y en parte mucha culpa de eso es de los medios.

 Venga, mójate un poco. ¿cuál es tu canción favorita de este disco?

 Todas.

 Anda… Elige una.

 Joder, todas tienen algo. Todas tienen una historia. Bueno va. Voy a elegir la de ‘Le Voy a Cobrar a Tus Labios Tus Miradas’, por el momento. Fue muy emotivo en el directo ver a 1800 gargantas cantando una letra que tú has escrito…Fue acojonante. Una pasada.

 ¿Sois Frikis?

 ¿Eso qué es? Jajajaja Si te refieres a ser diferentes, Sí. Somos muy Frikis entonces. Aunque no me gustan las etiquetas. Parece que a la gente le molesta que seamos diferentes. Y en la variedad está el gusto.

 ¿Sois cocinillas?

 La verdad es que sí, y bastante. Me gusta mucho la cocina y el buen comer…

 ¿Quieres añadir algo a esta entrevista?

 Quiero resaltar el trabajo que está haciendo la discográfica. Sobresaliente el trato que nos están dando y el resultado final tanto con el disco anterior como con este. Desde que firmamos el contrato con ellos nos lo han puesto muy fácil y agradecemos el esfuerzo y el trabajo que realizan. Por primera vez nos sentimos queridos.

 Hasta aquí la entrevista con Sínkope, una de las bandas más influyentes del rock nacional actual, Unos artistazos como la copa de un pino y sobre todo, grandes personas, humildes y con una calidad humana impresionante. Un placer haber pasado la prueba de mi primera entrevista junto a ellos.

PEDRO MULLOR

 

Leave a reply