De izquierda a derecha Marc Puente, Juanan San Martin y Pilar Sánchez. Foto: Chema Granados

STUDIO REPORT: PAN DE HIGO

 

 

 

“…Todo nuestro afán es conseguir que Pan de Higo suene a Pan de Higo…”


Hasta la localidad navarra de Esparza de Galar me desplacé, en una especie de viaje iniciático, para convertirme en un ser privilegiado que ha tenido la posibilidad de estar presente en la grabación del nuevo de disco de Pan de Higo, quizá una de las bandas más coherentes y fundamentales del rock estatal, y cuyo bagaje profesional se ha significado por ser uno de los más lustrosos de nuestra historia reciente. Pan de Higo ha sido una formación siempre coherente con unos principios esenciales y propios, que han ido desarrollando a lo largo de su producción musical. Unos principios basados en un rock elaborado con un sustrato muy personal, alejado de las corrientes más efectistas, o del recurso tumefacto de la replicas clonadas. Ellos son músicos de aventura, de riesgo, de búsqueda introspectiva, sustentada acaso en unos referentes estándares, pero modelada a base de sentimientos, vueltas de tuerca, y análisis a veces poco convencionales.

El disco se ha grabado en los míticos Estudios Sonido XXI, un lugar donde se han registrado los discos que han formado parte de la historia más gloriosa del rock estatal, como Marea, La Fuga, Tierra Santa, Rulo & La Contrabada o Koma entre los mas de doscientos cincuenta discos grabados allí. La producción técnica ha sido responsabilidad de un gurú experto en la materia, Juanan San Martin, a la sazón teclista de la banda Tierra Santa, y un profesional de amplios recursos, que ha esforzado arduamente en ahondar en el contexto afectivo de la música más que en los convencionalismos técnicos, que también los ha habido. No en vano, es el productor de toda la carrera de Pan de Higo, y esto se traslada el resultado final con brillantez, teniendo en cuenta que con los años, se ha ido forjando una amistad tan solida como inquebrantable que posibilita que cada disco que graban sea una celebración. Además, han contado con la colaboración inestimable de uno de los grandes profesionales de la guitarra, Juanjo Verdú, en la producción técnica de las guitarras. Preguntados acerca de la importancia de este binomio producción-amistad, ellos lo tienen meridianamente claro: “…Cuando formas una banda de rock todo son principios, ideas, y el tema de la producción tiene que formar parte de la propia banda, es decir, debe de ser un miembro mas de la banda. Juanan San Martin forma parte de esta banda, y al margen del nivel técnico y de sonido del estudio que es impresionante, ya que quizá sea uno de los mejores estudios que hay en España, es la relación humana con Juanan San Martin, y esto es muy importante…” Además, comprobamos como el factor ambiental puede resultar beneficioso, y hasta tonificante. “…Si, el estudio esta en un pueblecito que se llama Esparza de Galar, que esta algo retirado de Pamplona, y es un pueblecito en el que no hay nada mas que eso, y allí esta el estudio, y esto te obliga a una concentración. Nosotros pensamos que cuando vas a grabar tienes que estar concentrado. Son maneras de ver las cosas. A nosotros nos gusta esto, estar tranquilos, rodeados de monte sin más…”

De izquieda a derecha Rafa (guitarra) y Marc

Para mi, que conozco a esta banda desde sus principios, y he ido con el paso de tiempo siguiendo las huellas indelebles que han ido imprimiendo en el camino, este disco me ha sorprendido por la profundidad de las emociones que se expresan en muchas de las canciones que componen en repertorio, como la deliciosa y subyugante “A La Sombra de Una higuera” con un elaborada soflama emocional, y cientos de arreglos maravillosos, sin olvidarnos de “Interludio” “Otros Menesteres” o “Trago Amargo” con guitarras pujantes y envolventes. Como curiosidad decir, que el disco no cuenta, a diferencia de otras grabaciones, con colaboraciones de artistas conocidos, y que contiene su primera canción grabada en catalán “Somnabul Del Teu Mon” una tema que iba a grabarse a dos voces, pero que finalmente, se grabó exclusivamente con la voz imponente de Pilar Sánchez. También en este disco hay temas con el sello propio de Pan de Higo, como Hormigas Y Sortijas”, “Barco De Papel” o “Otros Menesteres”. Un disco con el que han dinamitado con autoridad, la etiqueta de grupo de rock urbano con que los periodistas nos hemos acostumbrado a clasificarles, para abrazar sin tapujos un concepto mucho mas amplio: “…Cuando se graba un disco siempre se piensa que es tu mejor disco. Yo creo en eso. Yo creo que es un paso más adelante. Pan de Higo es un grupo currante, y este es un paso más, y esta hecho con todas las ganas del mundo. Nunca hemos creído que este disco va ha ser un pelotazo, es un paso mas de la banda…” Respondo diciendo que aprecio mucha evolución en todo el disco: “… ¿Evolución? Yo creo que el grupo adquiere experiencia y aprende a encontrar su sonido personal -contesta Marc- Pan de Higo es lo ha que ha venido buscando en cada uno de sus discos, desarrollar nuestro estilo. Este disco esta enfocado en esto mismo. Que lo consigamos o no, eso lo tendrá que decidirlo el público. Todo nuestro afán es conseguir que Pan de Higo suene a Pan de Higo…”

Como todos los discos, hay un componente literario que actúa como una especie de soporte para el discurso musical, y las letras, en el caso de esta banda son una parte muy cuidada, atendiendo primordialmente, al componente más intimo y personal: “…El disco en su totalidad habla de la música, para y por, la música. Todo lo que está relacionado con la música. Todos los aspectos desconocidos, todo lo que rodea a este mundo, pero también recoge muchas sensaciones, criterios y opiniones. Todo esto está concentrado en el disco, y cada canción habla precisamente de esto. Aquí tenemos una equis a despejar, que si tu escuchas una canción y te preguntas de que habla, si pones música en medio, encuentras una relación. Esta es la esencia del disco. Seguimos en la línea de Pan de Higo, no nos hemos cortado a la hora de hacer medios tiempos, temas de desarrollo extenso, temas intimistas. Hemos lo que nos gusta. Nunca hemos sido amantes de las etiquetas. Pan de Higo hace rocanrol y punto. Pan de Higo desarrolla su propio estilo, no nos cortamos si tenemos que hacer un tema más melancólico, o un tema mas acústico, el rock es algo mas que cuatro por cuatro o según que compas. El rock es un sentimiento, es una manera de ver la vida, es una protesta. Hemos querido que se un disco con muchos colores, y siempre con el nexo de unión del rocanrol…”

CHEMA GRANADOS

Leave a reply