FOTO20

TAKO +`AMASIJO. SALA CATS. MADRID

El ejercido de la grandilocuencia

 

Las grandes bandas, se mantienen inquebrantables al paso desolador del tiempo y de los acontecimientos sobrevenidos por razones obvias, y por cualidades intrínsecas: corazón y garra. Corazón, para continuar, día tras día, año tras año, transformado los sentimientos emergidos del interior en canciones. Y garra, para superar los escollos propios de la profesión de músico, con entereza y displicencia. Una profesión denostada, que debe de ejercerse en un país cuya sociedad sigue creyendo que ser músico, es una afición muy bien remunerada. Tako es una formación que ha desarrollado una trayectoria intachable; pero además, son un referente del rock estatal, sobre todo, y un ejemplo a seguir para sus paisanos aragoneses. Una banda de las de quitarse el sombrero. El pasado día 12 de Abril, dejaron las cosas meridianamente claras al ofrecer en Madrid un show intenso, trufado de intencionalidad, avidez de escenario, entrega apasionada, efectividad, y una puesta en escena extraordinaria. Toda una lección de oficio. Claro, que tablas no les falta. Empero, al margen de la experiencia y sus réditos consiguientes, la pasión con la que se afanaron en vivir el espectáculo, realmente, fue memorable. Las dos incorporaciones al combo, Fernando Girón (ex  Censurados) a la guitarra, y Pedro Díaz “Peri” (ex Mago de Oz) al bajo, son toda una garantía, pero son solo una parte esencial de una formación que ha luchado en toda su trayectoria, por encontrar un espacio en el panorama del rock estatal. Este último disco “Las Campanas De La Vergüenza” es sin duda el trabajo más maduro y más increíble de los que la banda concebido. Un disco con 12 hits, por el que nosotros les otorgamos el premio al mejor disco del año en nuestra pasada edición de los premios Rockcultura. Nos sentimos orgullosos de esta decisión, a juzgar por lo que pudimos experimentar y sentir durante este show asombroso.

La noche la abrió una banda emergente, Amasijo, que con gran voluntad y entrega, se cargaron de dignidad para defender sus canciones en una ocasión tan señalada, y abriendo para una banda de la significancia de Tako. Con poco público en el sala aun, pero cargados de adrenalina y carácter, se dedicaron a mostrarnos las exquisiteces de su repertorio, con canciones como “Órdago A La Chica”, Ya Nos Veremos” “Canto Alegre” “Sin Ton Ni Son” con las que hicieron las delicias de los asistentes. Su show fue trepidante y cargado de firmeza, lo que animó a los asistentes, que iban llenando la sala, y que inmediatamente, quedaban contagiados por los ritmos rocanroleros bien ejecutados. Se despidieron con “Entre Tus Piernas”· especialmente gratificante, y realizaron un bis con “El Jefe”. Sin duda, dejaron muy buena impresión, y espero que tengan una fructífera carrera.

Seguidamente Tako compareció en escena. Imponentes, comenzaron interpretando el tema “Las Campanas de la Vergüenza” con un talante tan arrebatador, que el público pareció entrar en un delirio insólito. Saben dosificar sus capacidades, enamorar, brindar al sol con la gallardía y la templanza de una aguerrido gladiador, y sobre todo, mostrarse directos y contundentes. Siguieron con “Con Dios Y Con El Diablo” “Ayer Hoy Por Siempre” “El alma Atada” “Seda Negra” “La Mitad De Mis Espejos” “Paloma De Cartón” y “2007”, el tema que abre el nuevo disco. Hay que destacar la compenetración entre los miembros del combo, y el disfrute colectivo, que se traduce en una riada de emociones. También, el sonido pulcro y bien ecualizado, y los aspectos más virtuosos de cada uno de sus músicos, que sumaron enteros, para producir un show impecable y conmovedor. Continuaron con “A Las Puertas Del Deseo” “Pintahierros” “El Palacio De Mi Soledad” “Princesa Acurrucada” “La Tienda”, “La Dama De Blanco” “Miénteme” y “El Viejo Resina” con lo que dieron por concluido el bloque inicial del set list entre la algarabía generalizada del público totalmente entregado, que no dejaba de corear cada estrofa, cada estribillo. Sin tregua, nadando en un mar de sensaciones, sudando su propia creatividad, pasaron a sentenciar con “Trenzas De Arena” “Ruedas De Ratón” “Poeta Nocturno” “Enterrador” y “Oh, Oh, Oh” como apoteosis final. Nada hay comparable con esta sensación que te queda después de que se apagan las luces, se detiene la música, y retorna la calma. Es como echarse es cigarrito, después del amatorio nocturno, cuando el orgasmo se retrae y te embarga la laxitud. Pero en el corazón. Aupa Tako!

CHEMA GRANADOS

Leave a reply