Ultimate magazine theme for WordPress.

Básico: Tour Report

La banda BÁSICO ha llevado su música lo largo del territorio nacional en un amplio tour que ha recorrido gran parte del estado. Son músicos experimentados, con algo más de una década de carretera y múltiples escenarios. Durante ese tiempo han cosechado numerosos éxitos, cuatro discos y un show diseñado para atrapar al publico desde el primer tema, pero sobre todo, es un espectáculo que trata de implicar al publico en un rol que lo convierte en protagonista durante las dos horas que dura el set list. Algo más de cincuenta conciertos para presentar su ultimo trabajo en estudio «Tierra De Barros», un disco donde recuperan lo mejor de si mismos, la esencia mas auténtica de la banda, con un sonido mucho más rockero, mucho más elaborado y brillante, para retornar a la escena estatal después de un espacio de silencio forzoso, motivado por las desavenencias con su anterior compañía discográfica. Este nuevo relanzamiento, viene de la mano de un sello independiente, DFX Records, dispuesto a apostar firmemente por la banda, con la convicción decidida en sus enormes posibilidades como músicos y comunicadores. Yo me uno a la gira justo en el momento de la presentación en Madrid de su disco, en el marco incomparable de la Sala Live! en el barrio de Carabanchel, en Madrid. A mi labor como productor y road manager, ahora, se une la de fan del grupo. Un fan algo tardío acaso, pero que se hizo efectivo tras escuchar este disco, que contiene un elenco de temas que impactaron súbitamente en mi interior, y me hicieron comprender el alcance y valor intrinseco de su arte.

LA SALA LIVE! MADRID

A las cinco de la tarde las furgonetas de las dos bandas que componen el cartel se encuentran descargando el backline, en la parte trasera del local. Yo les espero impaciente. Desde Euskal Herria llegan EL PORTAL DE JADE, una banda de metal melódico, compañeros de compañía discográfica. Son una banda prometedora, enérgica, y traen a Madrid no solo las ilusiones, sino las ganas de demostrar el potencial del que disponen. Ellos serán los encargados de abrir la noche. 17:30 h. Ya están las furgonetas con el backline de BÁSICO. Comienza el montaje del rayder ,y seguidamente, la prueba de sonido. El ambiente es espectacular. Todo el mundo está radiante por lo que va ha a suponer la piedra angular de la gira. Madrid es una plaza difícil siempre. Sin embargo, BÁSICO tiene en esta ciudad un publico muy fiel. Prácticamente se ha vendido casi la totalidad del aforo de la sala.

Hay alguna preocupación por que hoy es el día de San Isidro, patrón de la capital del reino, y tememos que las entradas restantes no se vendan debido a la festividad. Después de la prueba, la cena por garitos de la zona. Arturo, el vocalista de la banda, y yo nos quedamos en el camerino. Yo hundido en mis pensamientos, y el, concentrado en una suerte de meditación trascendental, de reflexión sugestiva. A las 9:20 con la apertura de puertas, apenas hay veinte personas en la sala. La venta anticipada ha ido muy, bien por lo que esperamos al publico de todas maneras. A las 9:30 la situación no mejora, por lo que tomo la decisión de retrasar la salida a escena de EL PORTAL DE JADE hasta las 22:00. Me agarrota el alma que hayan viajado desde Euskadi para tocar delante de veinte personas. Consensúo con las bandas la decisión. Habrá que apretar algo más el tiempo. A las 22:00 sale a escena la banda. Hay algo mas de doscientas personas.  Abren con energía y contundencia. Ofrecen un show excelente, basado en un sonido voraz y brillante, y el publico se entrega a su música en breves instantes.

Tocan temas de su álbum de debut, y algunos de lo que será su segundo trabajo, aun en fase de composición. Crecen en el escenario a menudo que avanza el set list. La incorporación de la vocalista Ainara Ruzt, le ha reportado a la banda un carisma refulgente. Tres cuartos de hora después, terminan su actuación entre los aplausos de la sala ya casi al completo. Abandonan el escenario con el publico completamente entregado. Todo un éxito. Bajo al camerino a por BÁSICO. Me encuentro a Arturo ataviado con el traje típico de Madrid. Vestido de chulapo. Lo flipo, pero también sus compañeros. Hay cierto cachondeo, pero Arturo se mantiene incólume, con su gorrilla calada. Marcando estilo. Hay que subir al escenario, pero no se han afinado los instrumentos. Rapapolvo. 10:15; se apagan las luces de la sala y suena la intro. Neblina de humo, luces indirectas y los acordes del primer tema sonando. El publico entregado. La sala esta casi llena, se han vendido algo más de cien entradas en taquilla, casi el aforo completo. Poco a poco, tema a tema, la sala va convirtiéndose en una bacanal. Todo el mundo disfruta. Uno tras otro van cayendo los temas de su ultimo disco, en un primer bloque, y entre medias, los temas más representativos de su carrera, como el éxito «Viajo Sin Maletas». Todo el espacio escénico esta dominado por una suerte de incandescencia. Me asombra la manera que tiene este grupo de encontrar en el rocanrol la manera de converger potencia y melodía.

Pero asimismo, me sorprende la forma en que, finalmente, llegan a su publico, al publico en general, de una manera directa, sencilla pero efectiva, y sobre todo, muy personal. 12:00 h. Hora tope. Pero siguen en escena desgranando lo mejor de su repertorio. Se retiran y retornan para un bis con el tema «Y Se Refleja El Rocanrol». «El Trapa» vocalista de Matando Gratix se une a la banda para cantar el tema. Hubiéramos querido que Kutxi Romero y Aurora Beltrán, que colaboran en el disco, hubieran estado hoy sobre este escenario, pero los avatares de sus respectivas vidas se lo han impedido. Clamor en la sala. Sobrecoge la manera en que el publico está gozando, la manera en que se ha formado una comunión placentera de sensaciones y de sentimientos recíprocos. 12:30, soltando adrenalina en el camerino. Muchos abrazos. Ha sido un éxito de noche, otra noche mas de rocanrol. La magia del espectáculo, el poder del rock. Son momentos, que ya quedarán impresos en la memoria colectiva de la banda. Cambio de ropa, refresco y a casa a dormir. Ha sido una noche espectacular. Como todas.

FESTIVAL HENARES ROCK, SAN FERNANDO DE HENARES, MADRID

El festival Henares Rock, se celebra en la localidad de San Fernando de Hénares, en los extrarradios de Madrid capital. Es una ciudad industrial, ya prácticamente un barrio mas de Madrid, unido por la red metro, y muy cercano a la capital. El Festival lo convoca la Concejala de Cultura y Juventud del Ayuntamiento, en un apuesta valiente por la música en directo, y el rock en particular, y que es de agradecer, en unos tiempo tan negativos económicamente hablando por los que estamos atravesando. El cartel de lujo que gozaran los ciudadanos de la localidad. Se ha habilitado una gran carpa en los aledaños del Parque Dolores Ibaurri.

El escenario es amplio, con un excelente montaje luminotécnico y de sonido. Miro el amplio espacio vacío, y calculo que podrán entrar alrededor de cinco mil personas. Es impresionante. Las pruebas de sonido se van retrasando. Mientras esperamos, tomamos unas cervezas en el camerino, hablamos y esperamos el turno. El club de fans del grupo, los basikeros y basikeras, que siguen a la banda por todo el país, ya están montando el tenderete donde venderán el merchandising oficial del grupo. Su labor, es impagable, importantísima. Casi rayando los limites de la hora de apertura sube BÁSICO a probar sonido.  Ajustes de batería, monitores y micros, y con dos temas ensayados damos por concluida la prueba. Camerino. Nervios y mucha marcha, muchas risas. Así es el trasfondo de la banda, mucha energía positivista, que a modo de bálsamo gratificante, acaba por engancharte, por hacerte entrar es ese dinamismo enriquecedor. Cambio de ropa. Ruth y Raquel, que forman junto a Tito el set de coros, reclaman el espacio para cambiarse de ropa. Nos hacemos los remolones, obviamente, ya que no tenemos ningún prejuicio en ser testigos de ese momento, pero finalmente, salimos afuera mientras se cambian de ropa.

Quedan pocos minutos para salir a escena. El backstage es un hervidero. A las 9:30 me dan la instrucción para que subamos a escena. Las niñas salen guapísimas, y vamos subiendo al escenario. Aguardan detrás del telón a que acabe la intro, y como una exhalación comienzan los acordes de «Si Pudiera». Hay poca gente, alrededor de trescientas personas, pero comienza a ir entrando mucha gente animada por el estruendo y la música deslizándose por el espacio del Parque Dolores Ibaurri. Muchos heavys en la primera línea de fuego, algo escépticos con el grupo, pero expectantes. El sonido en el escenario es bueno. La actuación avanza según lo previsto. Van tres temas, y la carpa esta a más de la mitad de su capacidad. Arturo es un excelente frotmam, conoce muy bien su trabajo, pero sobre todo, posee una habilidad especial para encontrar el momento oportuno, y sobre todo, la manera de mover a la audiencia, de hacerla partícipe del fragor del escenario, de encontrar la forma de que se entreguen, de que sean uno más del grupo. Y a fe que lo consigue. Al quinto tema tiene a la gente comiendo de su mano. Saltan, corean los estribillos. Es increíble. Los heavys de la primera línea ya han abandonado su escepticismo inicial, y ahora son parte integrante de la fiesta. Entienden  perfectamente este lenguaje. No tienen rival, no hay impedimento para que el publico, sea de la clase que sea, se sienta identificado. Llega la versión de «Flojos de Pantalón» de Rosendo. Apoteosis. Esto ya es el infierno de los sentidos. Gozo total. Cuarenta y cinco minutos de infarto. Abrazos en el camerino. No dejo de salir de mi asombro. He visto muchas bandas en mi vida, muchos conciertos, pero nunca he llegado a ver a nadie hacerse con el publico de esta manera. Ahora, puedo creerme realmente, que este grupo ha hecho bailar a punkies en un festival. Ahora, lo creo verdaderamente. Próxima cita, el Festival del Oeste en Cáceres.

FESTIVAL DEL OESTE, CÁCERES

Tito, me recoge en la estación de Torrejón de Ardoz, una localidad de Madrid, lugar donde tienen el local de ensayo. Conduce hasta un polígono de locales donde nos esperan Charly, bajista, Javi, guitarra, Raúl guitarra, y Ruth, coros. También esta el técnico de sonido. Arturo, vocalista y Josete, batería, ya están en camino de Cáceres. Son las 12:00. Compramos unos bocadillos en el bar para el viaje, y toda la expedición, formada por tres coches sale del recinto en dirección Cáceres. El GPS nos indica el itinerario, pero a menudo, nos pierde. Lo normal. Llevamos muy buen ambiente. Javi saca la guitarra de su funda y practica unas escalas. Ensaya con Ruth las voces de algunos temas. Todos acabamos cantando, y a final, incluso improvisamos un blues.

Nos detenemos en una cafetería de carretera y nos encontramos casualmente con los demás. Vamos algo cortos de tiempo, a las 20:00 tenemos que estar preparados para salir a actuar, pero antes, debemos de pasar por el hotel para registrarnos y por la oficina de acreditaciones del festival. 19:00 h. Llegamos al hotel, nos registramos y dejamos el equipaje. Sin apenas tiempo, nos dirigimos al Hipódromo de Cáceres, lugar de ubicación del festival. Salimos los tres coches, pero nos perdemos. Preguntamos. La dirección que nos dan es errónea, y nos mandan fuera de Cáceres. Tenemos que retroceder. El tiempo se nos va ha echar encima. Arturo llama al móvil preocupado. A las 19:45 nos estamos acreditando, y después, relajación en el camerino. Aparece Mikel

Sagües, director de DFX Records, y Jorge Garrido de promoción de DFX  y de Garrido Rock respectivamente. Muchas risas. A las 20:45 Josete esta preparando la batería. Coloca sus platos, pedal y caja. Se prueba sonido por línea, y a las 21:00 horas la banda compadece en el escenario. Hay cuatro o cinco personas ante el escenario. En el escenario Hendrix descargan Los Porretas, pero aun les quedan cuatro o cinco canciones para terminar. El poco publico, no desmoraliza en absoluto a la banda que comienza a desarrollar su show como de costumbre. Tres canciones y apenas cien personas que se van acumulando en un profuso goteo.

Terminan Los Porretas y parte del publico se deja caer por el escenario Hípica. Se congregan algo más de cuatrocientas personas, pero el show no ha dejado de crecer, ni de perder intensidad. Todo el publico presente queda atrapado en la red. Ya no hay excusas. Llevan seis canciones, y el publico esta completamente entregado y participando del espectáculo. Termina la actuación y salimos disparados para el camerino. Todo a funcionado a la perfección. Relajación, risas, más cerveza. Y luego, a disfrutar del festival. Más cervezas en el bar del backstage. Y a las 10:00 nos vamos a ver a Europe. Tras el concierto nos vamos a Cáceres, paseo nocturno, algo de cena, para acabar en un garito tomando mojitos. Los más mayores, Tito y yo mismo, nos vamos al hotel a dormir. Hay cansancio, y muchas emociones. A la mañana siguiente, carretera rumbo a Madrid.

LA PUEBLA DE LA SIERRA. MADRID

Nos contratan de esta bellísima localidad de la Sierra Norte de Madrid, para formar parte del cartel de «Los Veranos De La Puebla», un evento cultural, que ha contado con actividades culturales ymusicales. BÁSICO, se va ha encargar de inaugurar este ciclo cultural con un concierto que se celebrará en la pista del polideportivo municipal. Llego casi a la par que el equipo de sonorización y luminotecnia. Son las 18:00.

Comienza el montaje del escenario. Paso la tarde con la concejala de cultura, que me enseña este hermoso pueblo, hundido en un valle majestuoso de pinares inclementes. Refresco en la habitación del hostal, y a las 20:00 vuelvo al polideportivo para comprobar en que estado está el montaje. A las 21:00 aparecen Tito y Ana, su mujer. Abrazos. Llegan los demás y comenzamos a descargar el backline. Hay muy buen ambiente, como siempre. Quedan Arturo y Raquel, que llegan minutos después. Todos quedan sorprendidos de la belleza de este pueblo serrano, con sus edificaciones de piedra y tejados de maderas nobles. Este es el milagro de la música, y de los músicos, que llegan a cualquier parte llevando lo mejor de si mismo, ofreciéndole a la gente un espacio para disfrutar, para

olvidar las miserias de la vida a través de sus canciones. Hacemos la prueba de sonido, breve, porque la banda esta terminando la gira y todos andan muy conjuntados. Cena en el mesón. Hay poca gente, así es que nos tomamos la cena con relajación, y aunque la hora de comienzo está fijada a las 23:00, BÁSICO no sube al escenario hasta las 0:00. Intro, espesa capa de humo, y comienza el show. Apenas hay doscientas personas. Este es un pueblo pequeño, de noventa habitantes censados, pero esperamos la visita de gente de otras localidades aledañas. Tres temas y la gente va acudiendo al concierto. Con más de la mitad de la pista llena de gente, la banda sigue entregada a lo que mejor sabe hacer: envolver al publico con el candor de su mensaje, de su música.

Causa asombro comprobar como personas ajenas al mundo del rock se entregan sin cortapisas al goce total. Esta todo el pueblo, y gente de otras localidades. Todos corean el nombre de BÁSICO, y se entregan a repetir los estrillos y  las consignas que Arturo les va mandando desde el escenario. Dos bises después del set list, y las luces se apagan. Firma de discos, y a cambiarse. Luego, todos se marchan para Madrid. Son las 2:00 de la madrugada. Yo me quedo para hacer noche en el pueblo. Otra vez, el rocanrol ha llegado donde no llegan los intereses comerciales. Ha llegado para seguir sembrado su esencia, gracias a los músicos, a los técnicos, a los montadores y los productores de espectáculos. Y a todos los que aún sienten la necesidad de que, la música, sea vital para sus vidas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X