Ultimate magazine theme for WordPress.

Benito Kamelas + Remache

Sala Penélope 13-02-2010

V

icente Tormo: guitarras, Kali: Bajo. Ismael “Sexy” Bateria. Loko, guitarras. Quini: Vocalista.

Sala Penélope. Madrid.13.02.2010

Kali, Bajo. Loko, guitarras. Vicente Tormo, guitarra. Ismael, «Sexy» batería. Quini, voz.

450 espectadores.

BENITO KAMELAS, DIRECTO AL CORAZON

Fue una noche de emociones incontenibles, una noche de las que se quedan grabadas en el desván de los recuerdos. Solo hay un matiz: desde hace algunos años, hay un nuevo miembro en la banda que actúa a modo de catalizador de las emociones y de los sentimientos, y que es parte integrante, y actuante: su público. Los fans. Así e s que, la noche del trece de Febrero, en Madrid, no fue muy diferente en cuanto a la comunicación con el público. Para abrir la noche invitaron al escenarios a unos paisanos Remache. La banda se formó en 2.007 fruto de las escisiones de las bandas Mig at Mitges y Mil Duros. Abrieron su repertorio con  el tema “Abre La Voz” seguido de “Muro De Piedra” y “Pasa La Vida” que fueron suficientemente elocuentes como formarnos una idea de lo que sobrevendrá en el futuro de seguir por ese sendero. Tras el cambio rutinario de elementos de escenario, sonó la intro de BK. Con los músicos en escena y con el tema “Autobús” sonando, el vocerío inundó la sala.Todo un alarde comunicativo que muy pocas bandas han conseguido sintetizar en tan poco tiempo. Y luego, el apoteosis, “Esmeralda” “Volver a Empezar” “Sueños Rotos” “La Farola” “Estómago Vacío” “Birras”. Han conseguido entrar en los corazones de la gente, y sobre todo, sentir que un lazo de amistad les une con su gente. La intensidad nunca nos abandonó, y para terminar el torrente de rocanrol en estado puro la ultima parte del espectáculo: “Loco” “Cocaina” Quisiera” “La,La,La” y la intimista “Valencia Ciudad”.

BENITO KAMELAS, DIRECTO AL CORAZÓN

Fue una noche de emociones incontenibles, una noche de las que se quedan grabadas en el desván de los recuerdos, y que se quedan allí para siempre, formando parte de esa pequeña colección de momentos vividos que todos los seres humanos llevamos dentro. En honor a la verdad, fue una noche como todas en las que la banda de Benetusser nos ofrecen lo mejor de sí mismos. Solo hay un matiz: desde hace algunos años, hay un nuevo miembro en la banda que actúa a modo de catalizador de las emociones y de los sentimientos, y que es parte integrante, y actuante: su público. Los fans. La gente que cada día, cada concierto, está a su lado, viviendo la intensidad de mus música con la pasión por seña de identidad. Así es que, la noche del trece de Febrero, en Madrid, no fue muy diferente en cuanto a la comunicación con el público. Para abrir la noche invitaron al escenarios a unos paisanos que apuntan maneras, se llaman Remache, y son una joya en bruto. La banda se formó en 2.007 fruto de las escisiones de las bandas Mig at Mitges y Mil Duros. A pesar de la poca afluencia de público a la hora en que compadecieron en el escenario, se afanaron en disfrutar sobre las tablas, cosa que siempre se agradece. Abrieron su repertorio con  el tema “Abre La Voz” seguido de “Muro De Piedra” y “Pasa La Vida” que fueron suficientemente elocuentes como formarnos una idea de lo que sobrevendrá en el futuro de seguir por ese sendero. Se atrevieron incluso con una versión de Medina Azahara “Necesito Respirar” dándole un giro inesperado pero muy original. Una banda que demostró que cuando hay ganas de buscar nuevos horizontes se puede lograr. Tras el cambio rutinario de elementos de escenario, sonó la intro de BK y entonces la ebullición se produjo en la sala, de una manera descontrolada, incesante. Con los músicos en escena y con el tema “Autobús” sonando, el vocerío inundó la sala. No paró ya este geiser de sentimientos, que iban del escenario al foso del público y viceversa. Toda un alarde comunicativo que muy pocas bandas han conseguido sintetizar en tan poco tiempo. Y luego, el apoteosis, “Esmeralda” “Volver a Empezar” “Sueños Rotos” “La Farola” “Estómago Vacio” “Birras”. Ni un instante paró el publico de participar en el entramado escénico, colaborando con su entusiasmo y su entrega, brincando, saltando, vociferando y desgañitándose con cada canción. Siempre los digo: son de los nuestros. Han conseguido entrar en los corazones de la gente, y sobre todo, sentir que un lazo de amistad les une con su gente. La intensidad nunca nos abandonó, y para terminar el torrente de rocanrol en estado puro la ultima parte del espectáculo: “Loco” “Cocaina” Quisiera” “La,La,La” y la intimista “Valencia Ciudad”. Benito Kamelas está llamada a ser una banda de no solo de culto, sino andar por casa. Por los rincones ocultos de nuestros corazones. Que mas se puede pedir.



Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X