Ultimate magazine theme for WordPress.

BOCANADA. SALA BOITE. MADRID

BOCANADA. SALA  BOITE MADRID. 09/11/2.012

Bocanada despejó de forma fulminante, las dudas volátiles que pudieran haber circundado a la banda de Berriozar, que han tenido que arrastrar demasiado tiempo el lastre de la sombra de Marea. Demostraron autoridad, talento y fuerza. Tres elementos imprescindibles para ser un autentica banda de rock. Llegaban a Madrid después de medio centenar de conciertos, para hacer disfrutar a su público de una noche cargada de energía, adrenalina y rock sin aditivos de ningún tipo. Llenaron la Sala Boite, y lo que es más, dieron a su publico lo que este inquiría desde el momento en que compraron su ticket para el show: un derroche de fuerza a doscientas mil revoluciones por minuto. Arrancaron el show con “Gallo De Pelea”, y a partir de este mismo instante, y sorteando los riffs mas rabiosos, la banda se entregó a darlo todo. Y cuando digo todo, es todo, hasta la camiseta de Martin acabó echa girones en medio del exorcismo de rock ultra enérgico y musculoso.

Ningún miembro del combo se quedó impasible antes te este caudal sonoro, y cada cual en su puesto, se afanó por expulsar los sentimientos que la música les provocaban. Nada más tribal, ni más arcaico, si se quiere, un vomito de acordes afilados que se transformaban en bellos sortilegios de color y sentimiento almibarado. Continuaron revisando su primer larga duración “Agua Y Barro” con temas como “Cuesta Arriba” o “Rio”, y fueron intercalando temas de su ultimo disco como “A la Sombra” o “En Casas De Cartón”, “El Bicho” o “Resurgí”,  y así hasta completar un set list de veinte dos canciones. Prácticamente, la totalidad de sus dos obras publicadas. Nunca bajaron la guardia, y a cada canción, surgía una especie de llama votiva, que lejos de extinguirse, iba a trocarse en llamarada. Martin expulsó su esencia en forma de bailes rítmicos y bien sincronizados con la sucesión de acordes, al tiempo que la expresividad de su rostro aportó más intensidad al show.

Mucho carácter y toda una retahíla de embates explosivos. Nos es casualidad por tanto, que las canciones resurgieran en el escenario y fueran devueltas por el público que conocía prácticamente todas las letras de las canciones. Un verdadero espectáculo que acabó por arrancar alguna lagrima a Martin, su vocalista, a la hora de despedirse hasta nuevo aviso. Resaltar, una vez más, que el grupo funciona como un cañonazo en directo, que cada uno de sus miembros, da el cien por cien, aunque la responsabilidad de dirigir el cotarro le corresponda a Martin Romero, un hombre inquieto, afable y con carisma que dirige el espectáculo con agilidad y gracilidad.En consecuencia, y siendo justo, y pese a quien le pese, Bocanada es una gran banda de rock capaz de arrancar los sentimientos más impolutos. Otra cosa, es el gusto personal, el criterio y el juicio parcelario. Sin duda, habrá mejores músicos, mejores instrumentistas, pero mejores comunicadores, no, seguro que no.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X