Ultimate magazine theme for WordPress.

KUTXI ROMERO: Entrevista en Maneras de Vivir.

 

El histriónico e incombustible Kutxi Romero es entrevistado por los compañeros del portal web www.manerasdevivir.com, en el marco del Festival Viña Rock. Una entrevista donde se ahonda en el personaje y en el músico.

 

 

 

Kutxi Romero. Ni debajo del agua

Mayo de 2010. Por Javi Chivo y Javi Agradecido

Aprovechamos el volver a encontrarnos con Kutxi en el pasado Viña Rock para charlar un rato con él, hablamos sobre el rock, la fama, el trabajo (maldición bíblica), su última colaboración con Mägo de Oz, el pasado, el presente y el futuro de Marea, su experiencia con los Ja ta ja y la vida en general. Aquí tenéis la entrevista, para vuestro disfrute.

¿Cómo se define Kutxi Romero a sí mismo?

Como un peón de albañil con suerte.

¿Quién eres antes y después de subirte a un escenario?

Soy igual. Para mí todo es un regalo. Lo explico miles de veces, pero la gente no me hace caso. Yo no vivo de hacer lo que me gusta, vivo de hacer lo que me da la gana. Tengo amigos que dicen que su trabajo les gusta, pero tienen ciertas obligaciones, compromisos, disciplina. Yo vivo de hacer lo que me gusta, pero lo hago cuando me sale de la punta de los cojones. Es como si a ti te gusta jugar a las cartas. Todos los martes quedas con tus colegas para jugar al mus, o al chinchón. Un día, después de 15 años, el camarero de bar te dice: “Juegas de puta madre al mus; a partir de ahora, por cada partida, te voy a dar 20.000 duros, te voy a invitar a cenar y voy a pagarte la priva a ti y a todos tus colegas”. Tú piensas: qué de puta madre, yo iba a seguir haciéndolo igual. Esa es mi visión del rock and roll. Yo no soy disciplinado. Tengo un amor y un respeto inmenso por el rock and roll. Es lo que hace que siga así. Pero lo que es entrega personal, disciplina…

¿Y hasta cuándo puedes aguantar?

Igual hoy es el último día. Pero a mí qué más me da. Igual ahora es el último día y mañana y digo: Iros todos a la puta mierda, borrar mi móvil de vuestros teléfonos. ¡Y os voy a quitar del Facebook! Que no tengo, pero algún día me lo voy a hacer y no os voy a agregar.

¿Qué diferencia Ja ta ja de Marea?

La base musical. Las letras son las mismas, la forma de escribirlas, y mi forma de cantar es la que hay. Yo soy un cantante que tiene un registro, como una lavadora.

Pero, más allá, en lo personal, ¿qué te aporta este nuevo proyecto que no consiga Marea?

Los Ja ta ja son del barrio, sabemos lo que hay. Además, yo no me junto con cualquiera. Lo mismo que no te casas con cualquiera ni vives con cualquiera. Uno puede follar con cualquiera: yo he hecho ciento y pico colaboraciones en discos, así que he follado con ciento y pico grupos. Pero lo que es la convivencia, la furgoneta, eso no se hace con cualquiera. Tienes que tener muchos miramientos, ver con quién vas a viajar, quién va a entenderte, respetar a quien no entiende tu forma de ver el rock and roll, y sintetizarlo todo en una misma dirección. Con los Marea tengo más afinidad porque llevo muchos más años. Pero con los Ja ta ja nunca he tenido un problema. Son perros viejos, mucho mayores que yo, llevan en los tablaos toda la puta vida. Si te contara la vida musical de cada uno, fliparías… Lo personal es lo principal. Lo musical es secundario. Los Marea funcionamos porque funcionamos en lo personal. Lo musical funciona cuando lo hace lo personal.

Hablabas de tus cientos de colaboraciones. La última ha sido en el disco de Mägo de Oz. Cuando menos curioso…

Sí, Txus siempre me ha tirado puñaladas en las revistas, y yo también le vacilo. Pero siempre hemos coincidido y nos hemos llevado bien. Yo se lo digo a todo el mundo: Txus es como es y todo el mundo lo sabe, y yo soy como soy. Somos los dos igual de bocazas, igual de chulos. Cada uno desde un mundo distinto. Somos la balanza opuesta: ellos son la magnitud, la omnipresencia, la imagen; nosotros somos un círculo más cerrado, la música prima sobre todo. Pero si todo el mundo, en este país de mierda, defendiera lo que hace como lo defiende Txus, el rock and roll sería otra cosa.

Con todo lo que ha generado Marea, ¿te has sentido desbordado alguna vez?

Eso se lo inventan los medios. Tampoco ha sido para tanto.

Cómo que no ha sido para tanto. Si te has bajado del andamio y has montado uno de los mejores grupos de rock del momento ¿Cuántos conciertos habéis podido llegar a dar en un año?

90. Pero cuando curraba en la obra era peor. Tampoco ha sido para tanto. No es falsa modestia, yo nunca he sido modesto. No creo que hayamos sido una punta de lanza de nada. Hemos tenido mucho respeto por nuestros antecesores, lo hemos llevado con mucha dignidad. El público ha sabido ver ese respeto hacia los Barri, los Extremoduro… Nosotros nunca hemos renegado de nuestras influencias más directas. Pero yo soy una cara popular. Si salgo ahora donde está la gente, me voy a tener que hacer 1.500 fotos. Pero si voy por Madrid o Barcelona no me conoce nadie. Rosendo y Fito no pueden ir por la calle sin que le paren por la calle. No soy una cara pública. Por eso no me he sentido desbordado.

Pero no serás una cara pública porque no has querido, no porque no hayas podido…

¿Te refieres a lo de salir en la tele? Sí, claro, nos llaman de algunos programas. Pero contestamos que no nos apetece, que me hace gordo la tele. Tampoco vas a dar explicaciones a gente que no se las merece. Tenemos nuestra filosofía. No somos caras públicas. Uno es lo que hace, no lo que dice. Nosotros hacemos discos.

¿Cuando estabas en el andamio fantaseabas con llegar dónde estás?

No, nunca. Generalmente quien piensa eso es quien nunca se baja del andamio. No es falsa modestia. En los últimos 14 años no ha salido un grupo más grande de rock and roll que nosotros. Y no considero a Marea una gran banda. Para que veas cómo está el patio. Si viese a una banda como para nosotros fueron Barricada, Rosendo, Extremoduro, lo diría orgulloso. Estaría orgulloso de pasar el testigo a quien fuera.

¿Sólo puede haber un grupo grande a la vez?

En este país de mierda, parece que sí. Ojalá salieran 15. Pero de momento ha habido cuatro generaciones de rock, no me lo he inventado yo.

¿Hay alguien que pueda coger ese testigo?

No. Hay muchos grupos que me gustan. Pero como para dar ese paso y ser los abanderados de una película que lleva siendo la misma 30 años… Es que nosotros no hemos inventado nada, hemos cogido un testigo que llevamos con dignidad hasta que alguien venga a cogerlo otra vez. Los periodos solían ser de 10 años. Nosotros llevamos 14. Y no veo que nadie se arrime. Hay cosas, yo estoy al día, me mandan muchos discos. Hay bandas que me gustan. En general, el rock urbano me gusta, pero veo sus cojeras, igual que veo las mías. Yo las asumo; la peña, no, la peña dice: No, no, yo soy muy original. Payaso.

¿De dónde cojeas tú?

Los Marea cojeamos de todos los lados, de Extremoduro, de Barricada, de Los Suaves, de Reincidentes.. Sólo los mediocres copian. Los genios roban. Es una frase de Paco de Lucía, no es mía. Nosotros hemos robado a manos llenas, lo hemos dicho abiertamente, y encima nos han reído las gracias. Picasso robaba, Dalí robaba… Los genios roban; los mediocres copian. No no, que yo soy muy original, piensan algunos. Payaso, pero si te está viendo todo el mundo. Nosotros hemos robado a todos, a la cara. A Barricada, Extremoduro, Reincidentes, Los Suaves, Rosendo. Todo robado. Lo he dicho, lo sabéis, miles de veces. Atraco a mano armada y a cara descubierta. Los mediocres copian, y luego dicen que no. Y luego lo llaman homenaje.

¿Te falta algo por hacer en la música?

No, pero es que hace 10 años que no me falta nada. Cuando empecé a ensayar con los Marea lo que quería era grabar un disco. Luego vinieron cuatro o cinco que no han estado mal. Pero lo mejor fue el primero.

 

Recuérdanos un poco cómo fue aquella grabación. El dinero salió de un concurso que ganaste, ¿no?

Bueno, me tuvo que dejar la Carmen [Nota Mdv: Carmen es la compañera de Kutxi] 50.000 pesetas, que todavía dice que no se las he devuelto, aunque yo creo que sí. La grabación del primer disco duró cinco días. Se grabó en tres y se mezcló en dos. Entonces, un estudio bueno valía 300.000 pesetas. Yo había ganado 250.000 en el concurso. Y le pedí a la Carmen que me dejase 50 talegos.

¿Es verdad que el Piñas no tenía ni idea de tocar el bajo?

No es que nunca hubiese tocado el bajo. Es que no sabía qué era un bajo, va más allá. El Kolibrí siempre decía que los grandes bailarines podían ser buenos bajistas porque tenían sentido del ritmo. Yo le dije que tenía un colega en la obra que bailaba que te cagas, porque El Piñas lo hace, en las fiestas, en las bodas… Le dije al Kolibrí que le iba a regalar un bajo el siguiente mes, por su cumpleaños. Cuando lo abrió, dijo: “¿Esto qué es? ¿Cómo se toca?” Pues púa no te he traído, así que con los dedos… Y a los seis meses estaba grabando un disco. Ahora anda también con los No Relax, por ahí, por el mundo, me llama desde Italia… César llevaba también sólo un mes y medio tocando la guitarra. Es lo bueno de la ignorancia. Como dice el refrán: como no sabían que era imposible, lo hicieron.

Antes, en el escenario, has comentado que los Marea estaban durmiendo. ¿Cuándo van a despertar?

Bueno, durmiendo… Estamos en una fase de letargo. Nos hemos juntado hace muy poco. La última gira fue excesivamente larga para lo que solemos hacer, de siete u ocho meses. Esta ha sido de un año y pico, fuimos a Sudamérica dos veces… Fue excesivo. En los últimos bolos me sentía trabajando, que es algo que odio. El trabajo es una maldición bíblica. Yo tengo que tener la sensación de que cuando César me da el dinero un lunes me lo está regalando. “Oye, lo del bolo del otro día…”

Eso de que el trabajo dignifica…

¿¡Queee!? El trabajo destruye al hombre, lo mortifica. El trabajo es una maldición bíblica, una estupidez. Yo voy a intentar no trabajar nunca. No es que haya trabajado mucho, pero espero no hacerlo nunca más. Voy a intentarlo… Ahora el patio está como está, no sabe uno si merece la pena sacar discos o no. Seguimos haciendo canciones, algunas cositas hay, y a largo plazo decidiremos. Este año evidentemente no, y el año que viene posiblemente tampoco. No está dentro de nuestros planes. Pero bueno, igual dentro de seis meses sacamos el disco. El patio esta feo, no hay ilusión…

¿Cuántas canciones tenéis ya?

Ninguna.

¡Venga, hombre!

No, no tenemos ninguna. Hay cosas. Hay trozos. Canciones, terminadas, no hay ninguna.

¿Las letras seguirán siendo igual de incomprensibles?

Igual. Comprender una persona es una falta de respeto, yo no quiero que me comprenda nadie. Yo escribo para saber lo que pienso. Y hay veces que lo pienso es cada vez más incomprensible. Pero a mí me vale…

¿No os mete presión la discográfica para sacar disco?

Qué va, se olvidan de nuestros teléfonos, no nos llaman. Nunca nos han pinchado. Es que también Marea somos un círculo muy cerrado. Las discográficas suelen hacer una planificación. Te dicen: “Para el mes que viene reservamos un estudio, el mes siguiente grabamos un video con nosequien, queremos la promo en marzo y queremos hacer no se qué en junio”. Con Marea es muy sencillo: grabamos el disco en nuestro estudio, llamamos al que nos hace los videos y llamamos a Dro: mira, aquí tienes el disco, el video, la promo, y cuesta tanto. Marea es como un avispero, mejor si no te acercas, si no le das fuego… déjalo vivir. Mientras nos dejen a nuestro rollo, bien; sino, mal, pero mal de mal.

Y la discográfica, encantada.

Supongo. Se ahorran mucho trabajo. No tienen que llamar a un diseñador, ni hacer una planificación, ni reuniones, ni irse de putas todos, ni gastarse el dinero en perica… No somos un grupo caro para una discográfica. Somos tan idiotas que vendemos las cosas por lo que cuestan, a pesar de que vendemos muchos discos y podamos presionar. No, nosotros decimos: nos ha costado tanto, nos pagas la factura y ya está. Supongo que por eso nos dejan en paz. Pero tampoco me importa mucho. No sé por qué tiene que haber una relación estrecha. El que vende los melones en mi barrio no conoce al agricultor. Yo llego a la frutería y pregunto: Estos melones, ¿quién los planta?. “Y yo qué cojones sé. Conozco a quien me los trae”, me dicen. Esto es un poquito lo mismo.

Habéis comprado una nave en Berriozar, para hacer unos locales de ensayo. Cuéntanos un poco en qué consiste.

Sí, compramos una nave a cinco kilómetros. Hemos hecho 14 locales de ensayo. Baratitos, para los colegas. Están los Barri, Txarrena, Bocanada, Espíritu de Contradicción… También hemos llevado allí nuestro estudio de grabación, que estaba en casa de Alen. Y el almacén, donde teníamos todo el merchandising, también. Lo hemos centralizado todo allí. Hemos hecho una especie de nave de los Marea. Son localitos de 20 metros cuadrados. Pero fíjate si somos estúpidos que lo montamos nosotros, nos gastamos el dinero que teníamos y el que vamos a tener en los próximos 10 años, y nos hicimos un local como el de todo el mundo. Miento, el de Barricada es un poco más grande…

Bueno, pero eso es normal… [Nota Mdv: bromeamos]

¡Cómo que es normal!

Claro, el Boni no va a ensayar en un local más pequeño… [Nota Mdv: bromeamos]

¡Pero es mío! Que ensaye en su casa. (risas)

 

¿Tú eres consciente de que para mucha peña eres un referente, un ídolo…?

No, estás completamente equivocado. Un ídolo es alguien adorado. Yo nunca me he sentido adorado. Querido, sí. No creo que hayamos llegado al nivel de referencia del Robe, de Rosendo. A pesar de ser la mejor banda de los últimos 14 años. Yo creo que el nivel está muy bajo para que nosotros seamos la cabeza visible. No creo que hayamos sido tan grandes como Barricada, Extremoduro, Leño o Los Suaves. Hemos sido grandes, igual, porque los demás no estaban a lo que estaban, hemos pillado a la gente despistada, nos ha tocado la generación del tonto de la goma…

O porque hicisteis 10 canciones buenas, un primer disco muy guapo.

Hemos hecho cinco discos muy guapos, 50 canciones muy buenas. Todas. Unas mejor que otras, pero todas buenas. La peor de las nuestras es mejor que la de cualquiera de los últimos 14 años. Eso es así. Pero lo mismo que te digo esto, te digo lo otro. No creo que seamos un referente tan grande. En el rock and roll el que gana es el que sobrevive, no el que llega más alto. Por eso me encanta el rock.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X