Ultimate magazine theme for WordPress.

NUEVA ESTAFA EN NUESTRA ESCENA ROCK: FESTIVAL ROCK N REUS

Otra nueva estafa ha salpicado nuestra escena rock estatal. Esta vez se trata del suspendido festival Rock N Reus. Las primeras manifestaciones y comunicados de la organización culpaban a la corporación municipal de la suspensión del festival. Sin embargo, nunca fueron capaces de concretar las causas, ni de matizar responsabilidades. Parece ser que la culpa, en esta ocasión, no es de los políticos, porque cuando toca devolver el importe de las entradas, los organizadores han desaparecido sin dejar rastro. Los afectados, han creado grupo en Facebook , a fin de defenderse de esta estafa y que les devuelvan  lo que es suyo. A continuación, os dejamos algunos de los comentarios:

Pae, del programa de radio local Mi rollo es el rock:Buenas gente, me prometí a mi mismo no volver a hablar el tema, en el programa de la semana posterior a la cancelación del festival. Bastante teníamos con la desilusión de no poder ver un evento de tales características, con tanto grupazo de fuera y de aquí, en nuestra provincia (nada habitual). Promocionamos el festival en Mi Rollo Es E El Rock precisamente por eso, por ser algo inusual y de un gran interés. Regalamos 20 entradas, contando incluso con la presencia de los organizadores en el estudio. Fuimos testigos de una forma de proceder precipitada, a volapluma, en cierta manera chapucera que hacía presagiar que igual la cosa no se llevaba a cabo. Al final la cosa no se llevó a cabo. Estuvimos en el Parc de la Festa de Reus el 24 de Agosto para ver que coño pasada y no sacamos nada en claro entonces. Los organizadores se encerraron protestando no se sabe el que, reivindicando no se sabe el que… todavía siguen encerrados … La página oficial de RocknReus no existe siquiera ya, imagínense ustedes a quien van a reclamar ¡Pero hay que reclamar! Tengo entendido que las entradas de internet y las de fuera de la provincia han sido devueltas. Los grupos grandes cobraron. Tarragona es chiquitita. En eso también se deben amparar, en que la repercusión de nuestra protesa sea así, chiquitita. Jamás sabremos las causas de la suspensión de Rocknreus, la via fácil fue el acusar a un ayuntamiento de derechas de dicha suspensión, «el partido popular criminaliza al rock», «estamos estudiando demandar al ayuntamiento de Reus»… con su silencio les dan la razón, esa versión ya no se la cree ni Patricio Estrella. Están «atrincherados» huyendo de la peña a la que le deben dinero de la misma forma que se «atrincheraron» el 24 de Agosto huyendo de usted sepa que, de usted sepa quien, supongo que de su propia vergüenza.

Elena en linea36.com: Esto del “Rock & Reus” tiene delito. Como se anuló el concierto nos dijeron que evidentemente se nos devolvería el dinero invertido en la entrada. Primero devolvieron las entradas compradas por Internet; luego devolvieron las entradas que la organización vendió en puntos de venta oficiales fuera de la provincia de Tarragona. Finalmente tenían que devolver las entradas vendidas en Tarragona y Reus.

Por un mensaje publicado en Facebook se nos informó que a finales de octubre, los días 30 y 31, se haría efectiva la devolución las entradas de Tarragona y Reus. En la página web no ponía nada, ya que no la habían actualizado desde el antes del fatídico día. El día 29 de octubre la organización publicó, también vía Facebook, unos teléfonos y unos correos electrónicos para que las personas que quisiéramos devolver nuestra entrada nos pusiéramos en contacto. Teníamos que hablar con tal Jorge que era, teóricamente, el encargado de la devolución de las entradas.

Al momento de ver la publicación empecé a llamar. El primer número que nos daban estaba apagado, simplemente salía un contestador, y en el segundo número me contestó una mujer que me dijo que me había equivocado de número. Como todo es posible, volví a llamar a este segundo número pero este teléfono ya estaba apagado. La situación me superó. Mi cabeza no quería entender que me habían estafado, y que el dinero que invertí en esas entradas nunca me sería devuelto, o al menos devuelto fácilmente.

Investigando los comentarios que publicaban en Facebook de las personas que estaban en mi misma situación, y moviéndome por distintas webs, localicé otro teléfono. Este número pertenecía a OCB2, una de las dos promotoras del evento. Decidí llamar ya que necesitaba una explicación.

En este número si que se me contestó. No sé el nombre de la persona con quién hablé, pero me explicó muy amablemente como estaba la situación. El hombre me dijo que a causa de la anulación del concierto, las dos promotoras (OCB2 y Old School) habían decidido repartirse los distintos pagos que se tenían que efectuar (pagar a los grupos, servicio de barras…) y que a Old School, encabezada por este ya famoso Jorge, era el encargado de devolver el dinero de las entradas. El hombre me dijo que él no se había hecho cargo en ningún momento de la página de Facebook, y que ya había quedado con su abogado para efectuar una denuncia a la promotora de eventos Old School por este tema, y por lo que me dio a entender, por otros. Me informó que este tal Jorge era un estafador y que o me ponía las pilas o nunca jamás volvería a ver el dinero que invertí en su momento, también me comentó que todavía faltaban unas 300 entradas por devolver, lo que sumaba un total aproximado de unos 5000 euros. Yo le comenté que claro que denunciaría, pero que evidentemente mi intención era denunciar a las dos promotoras del evento, ya que yo no sabía la verdad de la situación, y que yo había sido estafada tanto por Old School como por OCB2. El me animó a hacerlo.

Cuando me volví a conectar a Facebook descubrí que ya se había creado una plataforma de afectados sobre este caso, y que la gente estaba desesperada buscando soluciones. Yo les comenté lo que había descubierto, y animé a todos a hacer dos denuncias, una a la policía y otra en la oficina del consumidor, ya que teóricamente es la encargada de estos temas.

Creo recordar que fue la tarde del 30 de octubre cuando me acerqué a la oficina de la policía para hacer efectiva mi denuncia. El policía me dijo que no podía denunciar este caso ahí, que la policía solo se encarga de denuncias penales y que me tenía que dirigir al Ayuntamiento, quienes se encargan teóricamente de las denuncias sociales (que primero preguntará en la OAC por si había ya algún expediente abierto sobre este tema), y a la oficina del consumidor, y en última instancia me tenía que ir al Defensor del Pueblo. Me informó que lo mejor en estos casos es hacer una denuncia colectiva contratando los servicios privados de un abogado. El policía, por otra parte, me intentó dar su versión de los hechos el día del concierto. Me dijo que las promotoras no habían solicitado unos permisos sobre seguridad, y que evidentemente el Ayuntamiento, al ver que no estaban los papeles en regla decidió hacer efectiva la suspensión. Esto me lo comparó con el ejemplo de cuando pedimos un permiso de obras o para abrir un negocio, diciéndome que si no haces todos los trámites se retrasa la obra o la apertura del negocio hasta que no lo tengas todo en regla. También me dijo literalmente que “Lo que no pasa en el Ayuntamiento de Reus no pasa en ningún otro sitio”.

El día 31 por la mañana me dirigí al Ayuntamiento de Reus. En la OAC (Oficina de Atención al Ciudadano) me dijeron que esto apestaba a estafa, y que el Ayuntamiento no podía hacer nada. También se intentaron justificar diciendo que todo esto solo había conseguido dañar la imagen del Ayuntamiento de Reus, y que si estuviera en sus manos ya estaría todo solventado. En esta oficina se pusieron en contacto con la Oficina del Consumidor, y también se lavaron las manos. La solución que nos dieron era ir a la policía y hacer una denuncia por estafa.

Yo todo esto lo he ido publicando casi al momento en la página de Facebook de la Plataforma de Afectados, y creo que la mayoría de personas que formamos parte de esta, cada día, vemos las cosas más negras. Algunos de los afectados se encontraron hace un tiempo a este tal Jorge en el Kalea Bar de Salou. Estos le pidieron una solución y lo que hizo este mindundi es intentar intercambiar el valor de las entradas por camisetas del concierto suspendido. ¡Qué caradura!

Actualmente la última noticia es que la página web de Rock & Reus ha sido cerrada, y por lo que se escucha este señor se ha dado a la fuga con los 5000 euros de las entradas (en mi opinión no puede ir muy lejos con ese dinero…)

Nos va a costar mucho esfuerzo conseguir que nos devuelvan el dinero que invertimos, y no se ve factible poder hacer una denuncia colectiva ya que la mayoría de personas somos gente joven que a lo mejor este dinero que nos han robado lo necesitamos realmente, ya que somos uno de los sectores más desfavorecidos por la crisis. ¿Cómo narices vamos a pagar un abogado? Desde aquí hago el llamamiento a aquellos abogados sin ánimo de lucro que les interese nuestra causa a echarnos una mano si les apetece, y recomiendo a aquellas personas que somos habituales en la adquisición de entradas que siempre lo hagamos por páginas de Internet como Ticketmaster ya que si nos encontramos otra vez con un caso como esté sabemos que el dinero se nos será devuelto.

Como todos sabemos, el 24 de agosto se tenía que celebrar el Rock n Reus, pero el festival no se llego a celebrar debido a la suspensión por la falta de requisitos que pedía el ayuntamiento y que no cumplía el festival, no sabemos qué y no sabemos cuáles. La organización se encerró en el recinto a la espera de una respuesta. Ahora nos enteramos de que la pagina web del festival ya no existe, por lo tanto no hay donde reclamar nada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X