PUNTO DE MIRA + MESCALEROS

SALA RITMO & COMPAS  MADRID  24.09.2010

La noche estaba concevida para presentar su tercer trabajo en estudio “Puerta De Salida” pero, finalmente, se convirtió en un acto de rearfirmación, de solidificación. Es decir, que ha día de hoy, Punto de Mira no es un simple proyecto que emanara fruto de las coincidencias de dos grandes genios de nuestro rock: Javier Mira y Juan Olmos. Ha día de hoy, la formación es un combo sólido, con la ideas claras, con un criterio creativo asentado, y una dirección única. Ya no les queda tiempo para experimentos, ni para pruebas, ni para dubitaciones. Están en la carretera, a todo gas. Nadie sabe lo que les deparará el destino. Pero a buen seguro, que muchas emociones fuertes. A día de hoy, no me cuesta nada decir, afirmar taxativamente, que lse trata de la banda de hard rock más poderosa del estado. Sin desmerecer a las otras muchas formaciones del género, que también se esfuerzan por afianzarse en el estilo.  Con todo mi respeto a su trabajo. Es mi opinión, por ello, no vinculante. Quizá se me pueda acusar de desfase mental. Nada me importa la credibilidid que pueda tener frente a los detractores de siempre. Para mi, son la banda de hard rock que mejor está aportando, no solo registros novedosos, sino un esfuerzo considerable en hacer un trabajo encomiable, de introspección. Un trabajo de investigación en los recursos del hard rock. Suenan como las grandes bandas de todos los tiempos, con esa sabor ochentero, pero con la idiosincrasia de su vena creativa. Claro, tienen su base en España, y ya se sabe, tendemos a desmerecer nuestro producto. Asi nos vá. Espero que el público, y los medios en general, se den cuenta que bandas como El Dorado, también en su misma onda, ya publican en USA y Europa, giran por aquellos lares y son internacionales. O el caso de los valencianos Uzzhuaia, con una carrera intachable. Las canciones de Punto de Mira, recuerdan a Jack Keruac, a los desiertos de Mojabe o Colorado y sus sempiternas autopistas, a una forma de entender la vida entre el rancio olor del bourbon y las madrugadas insólitas.

Abrieron la noche Mescaleros, una banda de Barcelona que, realmente, soprendieron por su directo. Muy bien asentados en el escenario, y con una propuesta contundente. Un acierto incluirlos en el show, porque dieron la talla, se entregaron a pleno rendimiento, y acabaron por encandilar al público que les entregó no solo sus aplausos y vítores, sino muestras de cariño evidentes, que espero, les motive para seguir en la brecha. Con textos en inglés, pero con contundencia catalana, se entregaron con un repertorio bien medido, con temas como “No, no, no” o “Got The Will”, demostrando que es una banda a tener en cuenta.

Al filo de la media noche, Punto de Mira comparecía en escena abriendo el repertorio con el tema que abre su nuevo disco “Sueño Azul”. Un estallido inundó la escena, y dió comienzo un recital de riffs contundentes, con un sonido algo estridente, que se fue corrigiendo con premura. Gaby Boente, encontró su espacio para desarrollar toda su potencialidad como frotmman arropado por una base ritmica de lujo con Casta a la guitarra, Miky al bajo y Teo Suazo golpeando los parches de su batería. A la derecha, armado de su Stratocaster, y esa sonrisa sempiterna que le acompaña a todas partes, Javier Mira se debatía en solos increíbles, rápidos, rítmicos, extraídos de su genialidad como un chute de adrenalina. Con esta introducción, ya sabíamos a donde íbamos a ir a parar. “Oro Y Oración”, una revisión del tema “Sueñas Con Mentiras” de su anterior plástico “Simetría” y “El Mago” donde un problema con el cableado de la pedalera de Javi, le propició una combustión expontánea, que supo asimilar con su humor de siempre, y la compresión de parte de un público entregado. Nuevos brillos de su genialidad, con riffs y solos increibles. Y seguidamente, el show fue creciendo en intensidad, con alternacia en temas pasados y presentes como “Puerta De Salida”. Una noche memorable, como todas en las que he podido se testigo de su arte y esta manera tan especial de entender el hard. Solo queda esperar a recoger los frutos de esta semilla, que habrá de germinar con la fuerza que les caracteriza. Grandes, muy grandes.

Leave a reply