Ultimate magazine theme for WordPress.

ROCK & GOL: Nunca dejarán de estar vivos.

Los cambios y transformaciones acontecidos en el programa «Rock & Gol » que se emitía desde la sintonía de la COPE han causado gran estupor, no solo en los miles de oyentes asiduos al programa, sino en la totalidad de los aficionados a la cultura rock de este país. Acostumbrados como estamos a sufrir los mandobles y las tiranías de los medios generalistas, la noticia no deja de ser un grano más en la abultada cuenta de maltrato que el mundo del rock ha sufrido a lo largo de su historia global. Sin embargo, el caso de este programa pionero está revesitido por el halo de cierta sospecha. Desconozco los intereses corporativos que han movido a la COPE a prescindir de sus servicios del locutor Iván Guillén, y ha recortar gravemente el espacio de Rafael Escalada, ambos profesionales con carreras  contrastadas y brillantes. Los datos son los que levantan la ampolla de la sospecha: Si bien es cierto que el programa ha perdido muchas emisoras, -sobre todo a raíz de perder en 2.009 los repetidores del Grupo Zeta–  se ha posicionado como líder en la escucha de emisoras FM vía internet, con miles de usuarios en las redes sociales, y sobre todo, líderes de aceptación popular. La fórmula amena y humorística, abierta y conciliadora de los personajes Oldie y Youngie, renovó las audiencias,  e instauró un nuevo contexto radiofónico hasta entonces inédito en nuestro país, en el que el oyente era parte integrante del propio programa. Quizás, para la COPE no fueron méritos suficientes. La Conferencia Episcopal, dueña de la emisora, ha encontrado acaso demonios en vez de ángeles entre los integrantes de su plantila de trabajadores. La mano de la Santa Inquisición tiene los dedos muy largos, y la conciencia muy turbulenta.  Denostan un programa que siempre tuvo las puertas abiertas a músicos, productores, periodistas -yo mismo tuve el honor de ser entrevistado para presentar mi libro «La Calle No Calla»-, público en general, y sobre todo, a mi modo de  entender, revolucionaron la manera de hacer radio. Rompieron con el molde preestablecido de las emisoreas generalistas, donde lo políticamente correcto reina sobre la imaginación, sobre la improvisación creativa. Donde los formalismos, los filtros ideológicos y las cortapisas, dejan sin aire a una radio abierta, participativa, no confesional y corporativista. La radio de los oyentes. Además, «Rock & Gol» ha sido un templo donde se han desarrollado grandes periodistas y locutores. Desde su origen en 1.989 con el inefable Juan Pablo Ortuño «El Pirata» en la producción musical y Juan Ignacio Sastrón en desarrollo deportivo, han formado parte de este elenco maravilloso profesionales como Jose Antonio Abellán, quien tomará las riendas del programa en 2.007, Gemma Santos o Carlos Finally. Todos ellos han protagonizado programas históricos. Toda esta trayectoria hoy queda resumida a una exigua programación radio-formula «Música Rock & Gol«, aunque se mantiene «El Tirachinas» y sorprendentemente «Little Steve’s Underground Garage» de Steve Van Zandt. En estos tiempos en que no somos más que numeros que restan y suman dividendos, en estos tiempos en que el talento se minusvalora en beneficio de la inanidad, en estos tiempos en que sobrevivir culturamente es una labor heroica, se necesitan más que nunca las voces populares que clamen contra esta ignominia. Puede estar orgulloso y emocionado Iván Guillén del apoyo y la movilización general de su público. Quizá, esto le sirva de estimulante y seguro que de cuaterizador de las heridas. Sin duda, encontrá nuevamente su espacio. Mientras tanto, los que amamos esta cultura, seguriremos defendiendo lo nuestro con la fuerza de la razón, la alegría y la solidaridad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X