Ultimate magazine theme for WordPress.

RULO & LA CONTRABANDA. SALA JOY ESLAVA. MADRID

RULO & LA CONTRABANDA

Texto y Fotografías: Chema Granados

Ha estas alturas de la historia, Rulo ya no tiene nada que demostrar o explicar, ni siquiera nada que argumentar. Su música esta completamente viva, es permeable a los sentimientos, y además, atrae el afecto de los suyos, los que le veneran y le admiran. Con una trayectoria de dieciocho años de carretera, las canas se vuelven oscuras. Ya es imparable su trascendencia. Cada día, cada minuto de su carrera, crece como artista. Sigue interpretando a su manera la cotidianeidad, los sentimientos blancos y vaporosos, y los negros, aquellos que duelen, para modelar la imagen que muestran sus canciones. A pesar de los escollos, de los momentos ácidos con que a veces la vida nos regala su particular manera de avisarnos de que la fatalidad va en serio, continua fiel a si mismo, empeñado en mirar en el espejo de su corazón una y otra vez, dejando que el rocanrol, la fuerza y su esencia más licuada, entren en el flujo esencial de su existencia.

Con todo el papel vendido hacía semanas, Rulo presentó su nuevo disco “Especies En Extinción” en el marco incomparable de la Sala Joy Eslava. Y puedo asegurar que no defraudó a nadie. Ni a los incondicionales, casi la totalidad del público, ni a los escépticos, que acudieron para comprobar como acaban convertidos en adeptos. Un show de casi dos horas de rocanrol directo, donde la energía y la potencia tuvieron su máximo exponente. Es verdad, que a muchos este ultimo trabajo les ha parecido el más melódico y laxo de su carrera. Sin embargo, en directo suena con contundencia, gracias en gran parte al carisma que irradia Rulo, con sus constantes evoluciones sobre el escenario, y a una banda de músicos magistrales que sonaron compactos y bien atemperados.

Comenzaron con “A Punto de Colapsar” un tema de su ultimo trabajo en estudio, para continuar con “No Se” “El Prota” “Buscando El Mar” o “Mi Cenicienta”. Para entonces la sala era una avalancha de coros furibundos que casi tapaban el sonido que salía por las PA. Incontrolable, la masa de seguidores se afanó por participar del instante henchidos de pasión, coreando cada letra, sumiéndose en un caudal de sensaciones inhóspitas. Con el tema “Como Venecia Sin Agua” llegó el cambio de look para transformarse en carnavaleros, para seguir fuerza con renovada con temas como “Majareta”, “Divididos”, el single de su nuevo CD, “Como A Veces”, donde Rulo descargó su pasión con su Telecaster, y las revisiones de los clásicos como “Buscando En La Basura” de su etapa en La Fuga o “Heridas del rock & Roll” de su primer disco.

Un festín de rocanrol en primera persona, que todo el mundo disfrutó. Dieciocho años después, Rulo se encuentra frente a si mismo, hablándose de tu a tu, sin acritud, y con la honestidad, habitando en su corazón. Cuanto respeto me infunden los artistas que como el, son capaces de hacer que la gente sueñe, sienta, y sea feliz con un puñado de canciones. Como muchos de los fans de la primera fila, que llevaban doce horas en la cola para poder estar cerca de su ídolo, y que lloraron de gozo cuando Rulo les entregó su armónica. Un bello poema cargado de realidad. Esta es la grandeza del arte, del rocanrol. Una noche para no olvidar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X