Overqualified-Question

CLAVES PARA CONVERTIRSE EN MANAGER DE ROCK

 

Desgraciadamente, en el mundo del rock se tiene un estereotipo del oficio de manager, que no se corresponde con toda la realidad. Los más malintencionados, albergan la creencia de que son personas que tratan de lucrarse con el trabajo de los músicos. Otros muchos piensan que, en general, se utilizan los grupos para ensalzar vanidades personales, hacer contactos, y progresar en la industria. Por supuesto que existe este perfil, incluso hay estafadores que se aprovechan de la ilusión de los músicos para sacar partido propio, cuando no, para robarles descaradamente. Sin embargo, hay otro tipo de manager, acaso menos conocido. Es aquel que cree a muerte en el grupo, que lo considera como algo propio y querido. Es el primer fan, el más radical, y está plenamente convencido del potencial de la banda. Trabaja muchas horas, otras menos, pero como norma, el grupo siempre esta presente en su vida como una prioridad. Un tipo que se batirá el cobre hasta el final, y que en parte, es un elemento más del grupo. Quizá, la figura del manager tal y como esta concebida nuestra industria actual, haya perdido todo el valor y la relevancia del pasado. En la actualidad, apenas se negocian cachés, ya que se trabaja a empresa casi siempre, y contratos hay pocos para negociar, así es que su papel se enmarca más en el ámbito de la representación del grupo, la contratación, la búsqueda de bolos en salas, y la organización de toda la producción de la banda, a saber: el diseño de la gira, la grabación del disco, o la organización de la promoción. Además, antaño los manager dirigían la carrera de los grupos, y su dirección la asumían, a veces incluso, con exclusividad de criterio. Actualmente los grupos tienen líneas de trabajo muy definidas, las ideas muy claras, y aunque los consejos siempre vienen bien, muchos grupos deciden por sí mismos su propio destino, hecho este que me parece encomiable y destacable. A continuación, trataré de dar unas líneas de lo que para mí, debe tener un manager para que su trabajo sea efectivo y profesional, en base a mis experiencias personales en el campo. Por supuesto, se trata de planteamientos personales, no la verdad absoluta, por tanto, discutible. En cualquier caso, servirán creo, para dar mi opinión rotunda sobre una profesión apasionante.

1.- TRABAJAR CON BUENAS PERSONAS.

Lo más importante es trabajar con buenas personas. Personas de buen trato, que aporten positividad, que creen vínculos entre sí, que se respeten, que mantengan una relación cordial, y a ser posible de amistad. Personas que crean en lo que hacen, que amen su trabajo y su proyecto. Y por supuesto, que haya confianza mutua entre todos los miembros de la banda, incluido el manager, mucha comunicación.

2.- DISPONIBILIDAD

El manager siempre debe estar disponible, sobre todo cuando el grupo gira, ya que pueden sobrevenir problemas que requieran de su concurso. Y sobre todo, informar a la banda a menudo de la evolución de las cosas, notificando las propuestas de contratación que lleguen, y siendo un enlace constante entre los clientes y la banda.

3.- HONORARIOS

En casi toda la industria de la música de este país, los managers han venido cobrando por su trabajo en torno a un 20% o 25% del bruto que genera el grupo por todas las líneas de ingresos: venta de discos, patrocinadores, politonos, conciertos, etc. En el mundo del rock, estos márgenes son impensables e inviables. Sobre todo, para bandas que más que beneficios, en ocasiones, dan perdidas. Por tanto, los márgenes se negocian con la banda en función de las ganancias netas del grupo, y no siempre sobre todas las líneas de ingresos.

4.- EXCLUSIVIDAD

Las grandes managers, acostumbran a exigir a sus artistas contratos de exclusividad, que regulen la relación entre ambos. Aunque en el mundo del rock no es muy común firmar este documento entre manager y banda (si lo requieren algunos sellos discográficos) la exclusividad, debe ser una especie de pacto entre caballeros. No es posible trabajar a dos bandas, si queremos que el trabajo sea efectivo. Además, la banda debe de ofrecer al manager plenas facultades para maniobrar.

5.- LA RELACIÓN LABORAL

Un manager debe de tener en cuenta que, su relación con el grupo, debe ser la de una persona que gestiona los recursos del grupo, y que cobra por este trabajo. No es un contrato de resultados. Los resultados, a veces, llegan por otras vías, con la suerte, o el cambio de ciertas circunstancias.

6.- NUNCA TRABAJAR CON QUIEN NO QUIERA TRABAJAR CONTIGO

Esto parece obvio, pero a veces, ha habido artistas que han trabajado con managers impuestos, o cuyo prestigio aconsejaba su contratación, sin tener afinidad ninguna. Un manager, solo debería trabajar con personas que lo acepten plenamente dentro del ámbito del grupo. No trabajes con los que no quieran trabajar contigo, es un craso error.

7.- ROAD MANAGERS

Hay quien profesa la idea de que, compatibilizar los trabajos de manager y road manager al mismo tiempo, es un error. De hecho, en las grandes compañías discográficas, los managers no suelen acompañar al artista durante toda la gira. Y a veces, ni siquiera en la campaña de promoción. Se debe a la implicación emocional. Para mí esto, es discutible. Esta es una opción personal. A veces, puede sumar, y a veces, puede restar, como todo en la vida. Yo he hecho giras con mis grupos, y solo he sacado cosas positivas. Por tanto, es una opción personal.

8.- NO TRABAJAR CON ARTISTAS QUE VAYAN A SU AIRE

Para que el proyecto vaya por buen camino, ambas partes, manager y artista, deben estar perfectamente coordinados y convencidos de que el proyecto merece la pena. Cuando el artista va por un lado, y el artista por otro, mal asunto. Además, hay que trabajar de manera profesional, cumpliendo objetivos, siendo formal con los acuerdos y responsable en las actuaciones. Cuando se trabaja con artistas laxos, encumbrados, bohemios trasnochados, o simplemente pueriles, vamos al abismo.

9.- ORGANIZATE, HAZ CONTACTOS Y SE UN BUEN RELACIONES PUBLICAS

Un manager, debe ser una persona muy organizada. Debe mantener una agenda donde se reflejen las acciones, elaborar sus listados telefónicos, sus propias bases de datos, y en general, no debe dejarse nada a la improvisación. Hacer contactos constantemente, de manera, de que en un futuro puedan sernos útiles. Y también, ser un buen relaciones públicas, tener trato con la gente, ser agradable, receptivo a las críticas, y siempre dispuesto a aprender de los errores.

 10.- RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Hay que ser conscientes de que, en este mundillo, las cosas pueden torcerse de forma inesperada. Cualquier concierto, puede dar multitud de problemas. Cualquier acción que tomemos puede, a veces, convertirse en un calvario. Hay que tener templanza, sangre fría, y tratar de resolver los problemas que surjan con resolución y dinamismo. En ocasiones, tiene que dar la cara por el grupo en situaciones desagradables o complicadas. Siempre debe de defender a los suyos con la base de la razón, y cuando no la haya, con diplomacia. Al mismo tiempo, actúa como psicólogo, confidente, y apoyo moral.

11.- SI NO DISFRUTAS DE TU TRABAJO, DEJALO

No debes trabajar en esto si no estás disfrutando de tu trabajo. He conocido managers que disfrutan tanto de su trabajo, que olvidan sus propias vidas; y otros, que se pasan el día  amargados y ahogados por los problemas. Si no puedes con ello, mejor no estés.

12.- HAY QUE TENER UN PLAN

Si quieres que tu trabajo sea efectivo, debes elaborar un plan de acción donde se incluyan gestiones, que a veces, no tengan que ver con la sintonía del grupo. Acciones encaminadas a darles a conocer efectivamente. En el fondo, tienes que vender un producto. Por tanto, hay que procurar salirse de la espiral que supone grabar un disco, editarlo, hacer promoción y salir a la carretera. Es un ciclo que se repite cada año, o cada disco. Esto, lógicamente, hay que hacerlo. Pero hay que tener acciones al margen. Un plan establecido en concurso con todos los miembros del grupo, que contenga sus ideas y que marque las pautas de actuación por tramos. No se puede dejar todo el trabajo en manos de la improvisación y el desenfreno desarbolado.

13.- EN EL ÁMBITO DEL ROCK NO EXISTEN LOS “PELOTAZOS”

En efecto. Aquí no hay números unos, ni singles que suenen con insistencia en las radio fórmulas más escuchadas del país. Muy al contrario. Todo artista debe tener su particular travesía del desierto, donde tendrá que poner a prueba su creatividad, su poder de aguante frente al fracaso, y sobre todo, su talante sobre todo el poso emocional que el paso del tiempo ejerce en las personas. Este es un trabajo de tiempo, de paso firme. Ningún disco de ningún artista de rock pega un “pelotazo” de la noche a la mañana. Generalmente, son muchos años de camino lo que hace que el público vaya dando el apoyo a un artista.

14.- SI VAS BUSCANDO DINERO, VETE

El manager, como los músicos, también sueña con poder cobrar por su trabajo. Prosperar de la mano de la música. Cuando las cosas funcionan mediadamente bien, cada uno obtendrá los beneficios económicos pertinentes. Desgraciadamente, nunca se moverán grandes sumas de dinero, ya que incluso las bandas más consolidadas por los años, y por dilatadas carreras profesionales, obtienen grandes réditos económicos. Los más afortunados, conseguirán vivir modestamente de la música. Y poco más.

15.- NO TE FUSTRES, NADA GARANTIZA EL ÉXITO.

Muchos desearían saber cuáles son las claves del éxito. Muchos han sido los que han intentado buscar respuestas. Una fórmula mágica que garantice el éxito rotundo. Pero nadie las ha encontrado. A veces, es la suma de una serie de circunstancias. Otras, la suerte. No pienses, que aunque el éxito no llegue, es por culpa de tu trabajo. La realidad es que, al final, quien otorga el éxito y reconocimiento a un artista, es el público. Incluso haciendo bien tu trabajo, el éxito se resistirá. Piensa en que mayor frustración sufren los músicos, que además, se implican emocionalmente al componer sus canciones. Ni siquiera actuar en un gran festival ante miles de personas, te va a garantizar que se llenen tus conciertos o se venda el disco de tu grupo. Eso ayuda, claro. Pero no es definitivo. Hay que moverse mucho, mucho.

16.- SE HONESTO, Y NUNCA PIERDAS LA ILUSIÓN

Fundamental. Se honesto, claro, abierto. Haz las cosas bien, profesionalmente. Se escrupuloso con los detalles. Mantén al grupo activo, esperanzado y entusiasta. Y nunca pierdas la ilusión. Es fundamental. Cuando no disfrutes, es mejor dejarlo.

17.- UTILIZA LAS REDES SOCIALES.

Las redes sociales son un medio de difusión gratuito y valorado. Te va a proporcionar un altavoz muy importante para dar a conocer tu trabajo y el del grupo, y puede ponerte en contacto con personas, y potenciales clientes en cualquier parte del mundo.

Muchas de estas premisas que acabo de exponer, podrán arrojar algo de luz sobre una profesión que, aunque quizá no tenga el prestigio que merece, ha reportado muchas emociones a personas que han luchado porque la música, y los músicos, estén donde se merecen. Seguramente, podríamos ampliar el decálogo de claves para ser manager. Pero básicamente, estas te servirán al menos para que tengas conciencia del valor de esta profesión. Aferrate a tus posibilidades, y prepárate para vivir un torrente de emociones.

CHEMA GRANADOS

Leave a reply