10750003_386979138127962_2410688516842401982_o

RAFA BLAS. “SIN MIRAR ATRÁS”. MALDITO RECORDS

El ganador del reality talent “La Voz”, uno de los programas con más cuota de share de Tele 5 Rafa Blas, retorna a la actualidad con un nuevo trabajo discográfico titulado genéricamente “Sin Mirar Atrás”. En esta ocasión, trataré de obviar su paso por el espacio televisivo, para centrarme en su nuevo trabajo desprovisto de los edulcorantes de un programa de esas características, para dar mi visión personal de un artista, al que respeto infinitamente por su espectacular voz, y un concepto del rock a caballo entre el heavy y el rock melódico, que le hacen único y disímil del resto de artistas. No solo es su voz potente, con amplios registros agudos y firmeza, la que le otorga un valor especial, es también, una producción excelente a cargo de Pepe Herrero y Juan Saurin, y un sonido que ha alcanzado su madurez y su firmeza. “Sin Mirar Atrás” es un disco sensato, bien estructurado, donde vamos a encontrar un Rafa Blas en estado de gracia, que se mueve con soltura y poderío, tanto en los sonidos más crudos como en las melodías más resplandecientes. Entiende el rock como un conjunto de energías, que unidas entre sí, posibilitan que no se encasille en espacios definidos y acotados, y que por tanto, le ofrecen un conjunto de posibilidades infinitas que sabe explorar con asombrosa maestría. Sin perjuicios, mirando al frente, alejado de las posiciones más extremistas de los que tratan de etiquetar y constreñir la creatividad en un solo espacio, mucho más heavy, donde no hay lugar para la expansión, Rafa Blas afronta su segundo larga duración con seguridad en sí mismo. En sí mismo, y en unas canciones, que pueden gustar o no a los más ortodoxos, pero que, si las miramos con objetividad, comprenderemos que se sitúan en un espacio de calidad irrefutable. La música es un lenguaje universal, carente de aristas, y la calidad de la misma, y su valor intrínseco, no se mide por estilos o tendencias. Se mide por la capacidad de emocionar, de transmitir. Y este disco emociona y transmite a partes iguales. Este concepto, lo entiende Rafa Blas a la perfección, y es por ello, que en este disco, no solo vamos a encontrar canciones contundentes en un espectro heavy o metal, que es el estilo del que proviene, sino canciones melódicas, medios tiempos más sosegados pero contundentes, y versiones de temas de amplio abolengo, de lo que en otro tiempo se denominó como canción ligera, y que él, no ha tenido prejuicio alguno en ofrecernos su visión personal.

El plástico se abre con el tema “Soy Yo” un tema metalero, de riffs contundentes, donde su voz gobierna todo el entramado compositivo, con continuos cambios de tono, y un fondo musical que me recuerda a Skizoo o Stravaganzza, pero tamizados por su particular personalidad. Impoluta la ejecución, e impoluta la voz, así como los magníficos solos de guitarra. En el corte número dos está el tema “Un Día Más”, que comienza con una cadencia acústica que da paso a un medio tiempo de guitarras contundentes, para mecerse en una melodía donde la voz progresa sinuosamente. Un estribillo imponente, acaba por definir un tema magnifico. En el número tres, encontramos la canción que ha elegido para single y videoclip “Sin Ti No Soy Nada”, una semi balada de corte romántico, que habla de desamor, y cuyas armonías mágicas la revisten de calidez. Los más incautos, podrían tacharla de comercial, pero a mí me parece un tema muy a lo Scorpions, o cualquiera de los grupos más relevantes de AOR norteamericano. La subida de agudos del estribillo es, sinceramente, grandiosa. En el corte número cuatro, encontramos una versión de un tema que fue muy celebre en la década de los 70, y cuyo autor es Juan Luis Galiardo. Un tema romántico, balada excelsa, pero cuyo estribillo es un alarde de intensidad. Todo un gesto de valentía e independencia, para un vocalista de heavy haberse planteado versionar un tema como este, que sin duda, ha mejorado el original, y que demuestra que Rafa Blas es un artista integral, para el que la música es música, y no estilos predeterminados. Estamos en el corte número cinco, y nos encontramos con “Grita”, un medio tiempo muy rítmico, que levanta el espectro anímico, y que se sustenta sobre las bases del rock más ochentero, con coros excelsos y un sonido brutal. En el número seis “Ilusión”, volvemos a encontrar un tema mucho más melódico, donde la voz de Rafa encuentra múltiples canales de efervescencia, cadencia en las notas, y una estructura sinuosa, que acaba por estallar en un estribillo que te hace volar. En el ecuador del disco hallamos “Getsemani” una versión de un tema incluido en la ópera rock “Jesucristo Superstar” que ya popularizara Camilo Sexto, y que se estrenó en 1.975 en el Teatro Alcalá Palace de Madrid. Sinceramente, impresionante. Las subidas de agudos y los gritos de los planos de voz subyugan. Para los que ejercemos de vocalista, sabemos el valor y la dificultad que una canción como esta tiene a la hora de interpretarla. Pero también, destacaría el énfasis y la fuerza que Rafa patentiza de forma sobrecogedora. Muchos cojones le ha echado a la hora de incluir este tema clásico y legendario en el track list, y además, haberlo interpretado con esta calidad. Un genio. Estamos en el tema número ocho, “Nada Que Temer”, y la voz juega con las notas de una guitarra acústica, desenredando los acordes con la calidad de su voz. Llegamos al tramo final del disco, y nos encontramos con “Sin Final”, un tema de rock clásico, bien estructurado, “Mi Locura”, tema entrañable, muy acústico y con arreglos de cuerda, “Tu Y Yo”, un tema heavy muy contundente y con personalidad propia, “Una Lagrima” una canción intimista que se sustenta sobre los acordes de un piano seductor, y cerrando el plástico, “Quijote” un tema cargado de energía, con riffs sólidos, y mucha cadencia espiritual.

El resultado final, un disco impresionante, bien elaborado, donde la madurez estilística gobierna todo el entramado compositivo, y donde la voz de Rafa Blas, está a un nivel muy superior al de su anterior disco. El avance, por tanto, es sustantivo. Quizá no gustará a los ortodoxos del heavy, pero si encantará a los ortodoxos de la música en mayúsculas. Por mi parte, y después de escuchar este disco en repetidas ocasiones, solo me queda gozar de sus canciones, y también, de ese directo tan demoledor del que Rafa Blas hace gala. A mi juicio, este artista es uno de los grandes vocalistas de nuestro rock, sin despreciar en absoluto a ese elenco de grandes voces del rock y el heavy con el que contamos. Rafa Blas ha superado las tinieblas del descredito, los recelos de los puristas, y el tedio de los pacatos. Este es un disco brutal de rock y música a partes iguales, y el encuentro con una voz cargada de texturas y matices, que se mueve libremente por registros infinitos, y cuyo valor, está más en la trasmisión de sentimientos, que en el juicio de valor estereotipado. Sin duda, debe de estar muy orgulloso de este trabajo.

CHEMA GRANADOS

 

 

 

 

 

 

 

 

TRACKLIST:

 

1. “Soy Yo”
2. “Un Día Más” ”
3. “Sin Ti No Soy Nada”
4. “Hoy Tengo Ganas de Ti”
5. “Grita”
6. “Ilusión”
7. “Getsemaní”
8. “Nada Que Temer”
9. “Sin Final”
10. “Mi Locura”
11. “Tú y Yo ”
12. “Una Lágrima ”
13. “Quijote ”
14. “Quijote (Versión Orquestal)”

LINKS:

http://rafa-blas.com/

https://www.facebook.com/rafalavoz

Leave a reply